Borrar
'O corno' es el segundo largo de la directora donostiarra, afincada en Galicia desde hace quince años. Zinemaldia
Jaione Camborda: «Estamos deseando hablar de cine, no del hecho de ser mujeres»

Jaione Camborda: «Estamos deseando hablar de cine, no del hecho de ser mujeres»

«Todavía hay que recordar qué significa que la mujer no tenga control sobre su propio cuerpo», afirma la directora donostiarra, ganadora de la Concha de Oro con 'O corno'

Oskar Belategui

San Sebastián

Domingo, 1 de octubre 2023, 17:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hija de un médico peruano y una catalana afincados en San Sebastián, Jaione Camborda (40 años) no podía ni soñar cuando acompañaba de niña a sus padres al desaparecido cine Astoria que se convertiría en la primera directora española con una Concha de Oro. Ambientado en 1971 en la isla de Arousa y hablado en gallego, 'O corno' es su segundo largo y un recordatorio de que la sororidad entre mujeres sigue siendo necesaria en nuestros días. La huida de una partera y abortera que cruza la frontera con Portugal llegará a los cines el 11 de octubre.

–Como donostiarra, el Zinemaldia es esencial en su formación y en su memoria sentimental.

–Nací y crecí en Donosti hasta los 18 años, cuando me fui a estudiar fuera. Mis padres iban todos los viernes del año a ver una película al Astoria. Y durante el festival mi madre hacía su calendario de tres películas al día. Desde pequeña los acompañaba y empecé a descubrir películas ajenas a lo que era hegemónico. Recuerdo esa sensación de ver algo diferente.

–¿Qué es el cine para usted?

– Cada cierto tiempo es una cosa diferente. El cine es algo vital que me sirve para explorar incertidumbres de manera intuitiva, poética y artística. Por otro lado, el cine es un disfrute: eclosionan imágenes primero en tu cabeza, después en un papel y finalmente en la pantalla, adquiriendo significados que van más allá de lo que puedes verbalizar. Y el cine es una manera de señalar algo y aislarlo de lo cotidiano, algo que merece ser observado y compartido.

–La carrera festivalera y comercial de su primer largo, 'Arima' (2019), coincidió con la pandemia.

–Costó muchísimo, pero era tan impresionante lo que estaba pasando en todo el mundo... Las películas no se hacen para un momento de impacto, sino para sobrevivir a los tiempos.

Tráiler de 'O corno'.

–¿Por qué se afinca en Santiago de Compostela hace quince años?

–Por amor. Estudié en Madrid, Granada, Praga, Múnich y Berlín. Llegué a Galicia y me enamoré de esa tierra y de su gente. Y ahí me he quedado. Me sentí muy en casa, necesitaba un hogar. Euskadi y Galicia son territorios hermanos.

–¿Le gusta que encuadren 'O corno' dentro del Nuevo Cine Gallego?

–Yo no soy la que debo enmarcarme, esa es labor de críticos y periodistas. Lo único que sé es que en Galicia tenemos una familia de creadores muy comprometidos con el cine. Lo que más nos une es ese amor al cine porque, por suerte, hay muchas y muy variadas miradas.

–'O corno' transcurre en 1971, pero no parece una película de época, solo algún detalle de vestuario nos recuerda en qué año estamos. Eso es así para que su eco resuene en el presente.

–Exacto. Quería que el espectador se olvidara y perdiera la distancia que supone la época. Traerle la acción a su presente. Fuimos muy rigurosos con la época, que no hubiera nada que no fuera estrictamente fiel a aquellos años, pero a la vez buscamos todo aquello que podía dialogar con el presente. Este es un momento histórico en el que todavía hay que recordarlo.

–Empieza a ser factible que una mujer pueda ser perseguida por decidir sobre su propio cuerpo.

–Exactamente. Hay voces a las que se les están dando espacio político, que creen en volver a aquellos tiempos de control sobre el cuerpo de la mujer. Es importante recordar qué significa que la mujer no tenga control sobre él, entender que se ha hecho históricamente, de igual manera que poniendo en peligro sus vidas.

–Lamenta que siga siendo noticia que una directora gane premios.

–Espero que en algún momento deje de serlo. Como cineastas, estamos deseando hablar de cine, no del hecho de ser mujeres. Lo seguimos haciendo porque todavía es necesario, no hemos llegado al momento de dejar de hacerlo. Es una labor de creadores, políticos, espectadores, periodistas...

–Compartió la Concha de Oro «con todas las cineastas que están por venir y que serán referentes para las siguientes».

–Nuestra generación tuvo pocas referentes, aunque fueron muy importantes, un espejo en el que mirarnos. Las directoras venideras tendrán muchas más referentes en una cadena de legado.

Jaione Camborda en el rodaje de 'O corno'.
Jaione Camborda en el rodaje de 'O corno'. Amador Lorenzo

–'O corno' está producida por María Zamora, protagonizada por Janet Novás, la Concha de Oro se la dado un jurado presidido por Claire Denis... ¿La red de sororidad de la que habla en el filme también funciona en la vida real?

–Esa sororidad existe. Y en cuando el feminismo se ha instaurado con más fuerza hemos sido aún más conscientes de esa necesidad. Antes lo hacíamos de manera menos racional, la solidaridad entre mujeres, sobre todo en la intimidad, ha existido siempre. Ahora la reivindicamos como una red de cuidados y una necesidad.

–Durante el proceso de producción de 'O corno' ha sido madre de dos niños. La película habla de la maternidad no tanto como cuidado de los hijos, sino como capacidad animal de alumbrar. ¿Si no hubiera sido madre la película sería distinta?

–Mi primer parto ayudó a escribir ciertas escenas, sobre todo la primera (un parto de 15 minutos). No la hubiera podido escribir y dirigir de esa manera si no la hubiera vivido.

–¿Por eso dura tanto?

–Era una declaración de intenciones, una propuesta de tempo, de observación, de poner a la mujer en el centro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios