La actriz Isabelle Huppert en el Festival Internacional de Cine de Barcelona.

Isabelle Huppert: «No he parado de trabajar durante la pandemia»

La diva del cine francés descubre su registro cómico en 'Mamá María', donde encarna a una intérprete de la Policía que se hace narcotraficante para saldar deudas

OSKAR BELATEGUI Barcelona

Isabelle Huppert (París, 1953) se descalza en la suite real del hotel Majestic y su mirada parapetada tras unas gafas de sol carísimas se pierde en los tejados de Barcelona mientras despacha a los periodistas. Todas las ganas de hablar que tuvo Johnny Depp en el BCN Film Fest son las que le faltan a la diva del cine francés, que no hace ningún esfuerzo por complacer a su interlocutor. ¿El papel de la cultura durante la pandemia? «No sé, ese es un concepto muy amplio», zanja.

Menos mal que la actriz promociona una comedia, 'Mamá María', que descubre su registro humorístico y que llega a los cines este viernes 23 de abril. El filme de Jean-Paul Salomé convierte a la protagonista de 'La pianista' y 'Elle' en una traductora de árabe de la policía parisina, viuda con dos hijas y la madre en un residencia, que encuentra la solución a sus problemas económicos pluriempleándose como narcotraficante tras hacerse con un alijo de droga. Vestida como una musulmana y armada con móviles desechables, 'Mamá María' sembrará de marihuana los suburbios de París y manejará a su antojo a los camellos y a unos gendarmes que desconocen que tienen el enemigo en casa.

-¿Qué tiene en común con su personaje?

-La paciencia. Me gustaba mucho su nombre, Patience Portefeux (Paciencia Portafuegos), es divertido.

-¿Aprendió árabe para el papel?

-Solo las frases que digo, tuve que trabajar un poquito. Ha sido interesante.

Vídeo. Tráiler de 'Mamá María'.

-¿No le parece un personaje amoral, al igual que el resto de personajes de la película?

-Sin duda. Es amoral, no inmoral. Con eso quiero decir que no es nada amistoso. Creo que tiene su propia moral. El resto de personajes, sobre todo las mujeres, son un poco amorales. Son ellas las que hacen que avance la historia. Las madres buscan defender a sus hijos.

-¿Y usted es tan impulsiva como ella?

-No. Lo interesante de Patience es que no piensa, todo lo hace muy rápidamente, sin pensar. Y eso me parece muy divertido. No se detiene a reflexionar si lo que hace es peligroso o está bien. En la vida no somos tan impulsivos. Yo no tengo en mi vida ni en mi carrera las mismas oportunidades que Mamá María. Quizá si las tuviera haría algo parecido.

Crítica 'Mamá María':

-Ya le tocaba hacer una comedia.

-Bueno, yo hago muchas comedias en Francia, pero quizá esas películas no llegan a España. Me alegro de que 'Mama María' se estrene aquí porque normalmente las películas mías que llegan al extranjero son más dramáticas y oscuras. La comedia es un producto que no se exporta bien porque suele ser bastante identitaria, no traspasa bien las fronteras. 'Mamá María' no es solamente una comedia, puede convertirse en algo bastante universal y extraterritorial.

-¿Tiene usted una opinión sobre la legalización de las drogas?

-No tengo ninguna opinión al respecto. Es complicado. Hay países en los que alguna droga está legalizada y la cosa va muy bien.

-En 'Mamá María' no vemos un París de postal, sino el de los barrios donde vive la emigración.

-El director quería mostrar la realidad de estos barrios mestizos, la convivencia que se produce entre personas de diferentes nacionalidades. Esto le da a París un aspecto mucho más cosmopolita y por tanto más justo.

Isabelle Huppert en 'Mamá María'.

-¿Cómo lleva la pandemia?

-No lo he vivido tan mal, he tenido mucha suerte. No he parado de trabajar, ha sido un gran privilegio. El mundo del espectáculo en vivo ha estado mucho más tocado que el cine. Los rodajes no se han interrumpido, mientras los teatros siguen cerrados en París. Espero retomar en mayo una obra que interrumpí durante el primer confinamiento. Además, confío en representar en el próximo Festival de Aviñón 'El jardín de los cerezos' de Chéjov de la mano de Tiago Rodrigues.

-En la película aparece cantando un rap. ¿Escucha ese tipo de música?

-Escucho todo tipo de música y me gusta mucho el rap. Tampoco estoy todo el tiempo haciéndolo, no estoy obsesionada por la música.

-Tiene dos salas de cine en París.

-Sí, siguen cerradas como el resto de salas, es una situación complicada. Se llaman el cine Christine y el Ecoles. Pero reabrirán pronto. Sé que en España los cines están abiertos con restricciones. Supongo que depende de las consideraciones científicas y de las cifras de la pandemia. Tenéis mucha suerte.

-En España envidiamos la buena salud del cine francés.

El césped del vecino siempre luce más verde que el nuestro. Somos muy afortunados aunque nos quejemos. Quizá somos los artesanos de nuestra propia suerte. Tenemos un cine bastante sólido. Desde hace un tiempo también tenemos buenas noticias del cine español, con directores muy buenos como Rodrigo Sorogoyen y Alberto Rodríguez, se ha producido una renovación. Me encantaría trabajar con ellos y con otros que no conozco. Hago películas en muchos países pero nunca he trabajado en España. Tengo muchas ganas.