Gloria Swanson y William Holden, en un fotograma de 'El crepúsculo de los dioses'.

Gloria Swanson, la estrella del cine mudo que Billy Wilder rescató

Tras múltiples fracasos, protagonizó 'El crepúsculo de los dioses', por la que fue nominada al Oscar

Boquerini .
BOQUERINI .

Gloria Swanson (Chicago, 1899 - Nueva York, 1983) fue una de las máximas estrellas del cine mudo, cuya carrera se derrumbó con el cine sonoro, hasta que Billy Wilder la rescató como la gran protagonista de 'El crepúsculo de los dioses'.

Desde muy joven se sintió atraída por el mundo de la interpretación y a los 15 años de edad debutó como extra en unos pequeños estudios de Chicago: Essanay. Decidió dedicarse entonces de lleno al cine, pasando a convertirse en una estrella de las producciones de Mack Sennett, aunque su verdadera carrera comenzó en la Paramount, estudio al que estuvo ligada hasta 1926. Poco dotada para la comedia pero con un físico poco común para la época, pronto se convierte en una de las estrellas del cine silente, compitiendo con Mary Pickford o Lillian Gish.

Su despegue está ligado a Cecil B. DeMille, que la dirige, todavía en el cine mudo, en títulos como 'El señorito primavera', 'Don't change', Your Husband' y 'Macho y hembra', donde posó junto a un león, causando sensación. Se convirtió en un icono de la moda, y su vida privada era seguida ávidamente por la prensa. Pasa a ser una heroína de argumentos románticos y provocativos, con los que se forjó una imagen de mujer fatal que parecía coincidir con su colorida vida privada, marcada por matrimonios fugaces y costumbres ostentosas. Antes de cumplir los 25 años, ya se había casado y divorciado dos veces. Contrajo su primer matrimonio con apenas 17 años, con el actor Wallace Berry, quien la maltrataba: la violó en la noche de bodas, y cuando ella se quedó embarazada, la engañó con un brebaje que le provocó el aborto. Se divorciaron en 1919 y en pocos meses Swanson se casó con Herbert K. Somborn, presidente de la productora Equity Pictures. Tuvieron una hija, Gloria, pero se divorciaron en enero de 1925 tras un sonado proceso judicial en el que Somborn acusó a la actriz de haber cometido adulterio con 13 hombres, entre ellos Cecil B. DeMille y Rodolfo Valentino, con quién había protagonizado una película.

Convertida en un ídolo de masas, protagonizó películas al lado de todos los galanes de la época, entre ellos el español Antonio Moreno, que por entonces triunfaba en Hollywod, su punto culminante está marcado por su vuelta triunfal a Estados Unidos tras haber rodado en Francia 'Madame Sans-Géne' y casarse allí en terceras nupcias con el Marqués de la Falaise. Su gran época muda termina con 'Sadie Thompson' y con la genial 'La reina Kelly' (1928).

Un fotograma de la película.

Dirigida por Erich von Stroheim ha pasado a la historia como una película maldita. Swanson deseaba hacer una película tan provocativa como 'Sadie Thompson', donde interpretaba a una prostituta de los trópicos, y buscó el talento de Stroheim, que estaba vetado por la Paramount, la MGM y la Universal. Pero los egos de Swanson y Stroheim chocaron violentamente y el director abandonó el rodaje. La actriz no renunció a la película e ideó unas escenas, que ella misma rodó con el fin de acabarla. Un montador terminó el trabajo. Esta versión, que no era más que un prólogo de lo que Stroheim quería hacer, se estrena en Europa y América Latina, donde aún estaba en auge el cine mudo. Swanson vendió todo el material rodado y no utilizado al productor Bud Futter, que lo cedió a terceros.

Finalmente una inundación destruye todo el material (unos 300 rollos). Milagrosamente se salvan dos rollos de escenas africanas, y en 1963 aparece otro millar de metros olvidados en un laboratorio. 55 años después del rodaje, 'La reina Kelly' se estrena en los cines, suprimiendo los planos rodados por Swanson y añadiendo las escenas africanas, que habían sobrevivido. La película es aclamada por la crítica que asegura que «no solo es el trabajo más perfecto de Stroheim, si no el más rico».

En 1930 Swanson se divorcia del marqués de La Falaise, tras casi tres años de nula convivencia en los que la actriz fue amante de Joseph P. Kennedy, padre del futuro presidente de Estados Unidos John F. Kennedy. Joseph tenía gran poder en la industria del cine, pues gestionaba la compañía RKO Pictures y además apoyaba financieramente a otros estudios. Aunque Swanson sigue rodando películas, ya sonoras, hasta 1941, va de fracaso en fracaso. Se retira del cine, de donde es rescatada por Billy Wilder, que crea una historia a su medida (aunque antes ya había tanteado a otras actrices del cine mudo). En ella aparecen el propio Stroheim, Cecil B. DeMille e incluso Buster Keaton. Era 'El crepúsculo de los dioses' (1950), por la que Gloria Swanson es nominada al Oscar. Swanson rodó 'El crepúsculo de los dioses' en contra de la opinión de otras estrellas del cine mudo, como Mary Pickford y Mae Murray, que criticaron el argumento por considerar que daba una imagen negativa de su trabajo. Pero la película terminó siendo un formidable éxito. La revista 'Time' publicó que «en el filme lo peor de Hollywood es mostrado por lo mejor de Hollywood». Se cuenta que en un pase privado de la película previo a su estreno, Barbara Stanwyck se inclinó ante Swanson a besarle el bajo del vestido en señal de veneración, impresionada por su trabajo.

El éxito de 'El crepúsculo de los dioses' provocó que Gloria Swanson acudiese a la primera edición del Festival de San Sebastián (donde coincidió con Lola Flores) y que le ofrecieran más papeles, si bien en producciones con más presupuesto que talento como 'Mi hijo Nerón' (1956; con Alberto Sordi y una joven Brigitte Bardot), y las películas de catástrofes 'Aeropuerto 75' y 'Abejas asesinas'. La actriz publicó en 1980 un jugoso libro autobiográfico de 520 páginas, 'Swanson on Swanson', donde desveló detalles llamativos de su vida privada (aún se casaría dos veces más). Fue un éxito de ventas y se tradujo a varios idiomas.

Gloria Swanson moriría en Nueva York víctima de un ataque al corazón a los 84 años de edad. Hoy permanece como uno de los grandes mitos del cine de todos los tiempos.