Borrar
Las protagonistas de 'Sangre en los labios'. RC
Crítica de 'Sangre en los labios': sangre, sudor y lágrimas

Crítica de 'Sangre en los labios': sangre, sudor y lágrimas

Kristen Stewart, una excelente actriz, solo hay que verla en títulos como 'Personal Shopper', co-protagoniza este recomendable delirio controlado donde Ed Harris ejerce de icónico villano

Jueves, 18 de abril 2024, 18:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Está dando de qué hablar esta película de culto instantáneo difícil de clasificar. 'Sangre en los labios' se mueve en el terreno del mainstream, por su forma y casting principal, pero su contenido es puro underground. Las escenas de amor lésbico entre Kristen Stewart y Katy O´Brian ('The Mandalorian') echan humo y han provocado algún que otro altercado en pleno siglo XXI. Ha sido noticia la detención de una persona por rendirse al onanismo en la sala oscura, pero no ha supuesto la única intervención policial en uno de sus pases. En Bélgica, en el BIFFF, un festival de corte fantástico que podemos relacionar con Sitges en espíritu, algunos espectadores excesivamente entusiastas -para mal- se dedicaron a lanzar improperios a la gran pantalla, incluyendo comentarios homófobos.

La performance acabó con la indignación de una parte del público que exigió detener la proyección ante los continuos gritos con adjetivos fuera de lugar. Todavía hay espectadores que se ponen nerviosos ante las escenas de sexo entre mujeres, parte fundamental de este tórrido filme de venganza que no cuenta nada nuevo, pero sí lo hace de una manera diferente, con personajes poco habituales. Angustiosa y desconcertante a ratos, como si Thelma y Louise se liaran entre ellas puestas de anabolizantes, la propuesta se quiere salvaje y a veces lo consigue.

Viendo 'Sangre en los labios' enseguida nos viene a la cabeza 'Lazos ardientes', título noventero a reivindicar obra de las Wachowski. Hay momentos harto lynchianos, manido término que viene al pelo para ahorrar explicaciones. 'Mandy', el sonado viaje lisérgico de Nicolas Cage, también está ahí. Las referencias son muchas y variadas, cocinadas con nervio, y violencia explícita, por Rose Glass, autora de 'Saint Maud', una cinta de terror personal que, como aquí, apostaba por lo sensorial, creando imágenes sugestivas que engrandecen el resultado. El guión –firmado por la propia directora y Weronika Tofilska- no es el colmo de la originalidad, no lo pretende, la entidad del filme va por otro lado. Las dos protagonistas acarrean sendos traumas que retuercen su manera de comportarse ante algunas situaciones que se les van de las manos.

Una chica solitaria con pasado que esconder

Kristen Stewart, icono queer por excelencia, a quien no debería pesarle a estas alturas su participación en la saga 'Crepúsculo', encarna a una chica solitaria con un pasado que esconder. Obsesionada con proteger a su hermana, víctima de malos tratos, regenta un gimnasio familiar donde conoce al personaje interpretado por Katy O´Brian, una mujer decidida a triunfar en el mundo del culturismo, incapaz de controlar su energía ante la adversidad. Entra en la ecuación el villano del show, un Ed Harris perturbador que parece extraído de una película de Rob Zombie. La pasión surge entre las jóvenes perdidas en un escenario que se embarra inesperadamente por culpa de la atracción fatal, la sangre y los lazos familiares.

'Sangre en los labios' es una historia de amor llevada al límite. Una batalla de sentimientos donde no hay prisioneros y el chantaje emocional late en cada fotograma. Detrás de esta propuesta singular, y sexy, con algunas salidas de tono que la hacen única, podemos encontrar, faltaría más, a la productora señera A24, que puede resumir de un llamativo catálogo con títulos de recibo como 'The VVitch', 'Spring Breakers' o la reciente 'Dream Scenario'. Su última apuesta estrenada en la cartelera no hace ascos al gore, salpica la pantalla con sudor y hemoglobina, demostrando una libertad visual sumamente creativa que cruza a los hermanos Coen con producciones de serie B. Las escenas en las cuales los músculos de O´Brien aumentan y parece que van a explotar dejan a la altura del barro la torpe recreación de Hulka por parte de Marvel. Es lo que tiene plantear nuevas ideas y arriesgar en pos del entretenimiento, locuras incluidas. Romanticismo sórdido, puñetazos rabiosos y pistolas, muchas pistolas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios