Las venas abiertas

El legado de César Manrique

09/04/2019

Las cuatro plantas del Centro Atlántico de Arte Moderno exponen hasta el 29 de septiembre Universo Manrique, una muestra del legado intelectual y artístico del icono lanzaroteño. Merece la pena el viaje hasta Vegueta para recorrer parte de la historia e inspiración de una figura esencial de la Canarias contemporánea, especialmente en este tiempo de ídolos de corcho que se arrogan ser emblemas del archipiélago por recitar versos mal atribuidos a Pedro García Cabrera en el Congreso.

Por encima de la obra artística de Manrique, que se puede observar con mayor o menor admiración, hay que detenerse mucho en la lucha ambiental que protagonizó durante sus años de actividad social. Los más plenos y maduros de su trayectoria.

Se presume mucho del legado de César, como evidentemente le llamaban sus más allegados. Pero se respeta poco. Ese sentido protector del territorio y de la arquitectura tradicional. Ese híbrido perfecto entre los recursos naturales y el desarrollo.

«El legado de César merece más respeto que una burda foto institucional»

Justo todo eso a lo que hoy insultan los que gobiernan y se enfundan la tricolor de las siete estrellas desde el Gobierno de Canarias y sus aledaños partidistas. Aquellos que impusieron una Ley del Suelo que vulnera la defensa del territorio e invita a una orgía de cemento y dinero sobre los pocos parajes que mantienen su virginidad.

Aquellos que ocultan informes y mancillan la voluntad de un pueblo que ha tomado las calles en más de una ocasión para dejar claro que Agaete no solo no quiere, sino que no necesita un macromuelle. Aquellos a los que insultan desde Coalición Canaria llamándolos hijos de papá, a pesar de su aburguesada acción política.

El legado de César Manrique merece más respeto que una burda foto institucional.