Seguidores del movimiento QAnon en una protesta en agosto / AFP

QAnon o el genio fuera de la botella

Parece cosa de locos pero 24 de sus creyentes se presentan al Congreso de EEUU

Luis Anarte
LUIS ANARTE

QAnon es la quimera hecha realidad de la desinformación. Este movimiento defensor de las locuras conspirativas nació en 2017 en un foro de internet con una teoría sin fundamentos: unía al partido demócrata y artistas de Hollywood a una red de pedofilia, que además podría ser satánica. Donald Trump habría emprendido una lucha secreta para acabar con ella. Ahora acoge cualquier bulo que sirva para ganar adeptos, como que el covid no existe o que los incendios del oeste del país norteamericano fueron causados por los activistas de 'Black Lives Matter'. Se ha convertido en una amalgama absurda de paranoias. Durante tres años, sus seguidores han crecido exponencialmente en las comunidades de las redes sociales, con gran ayuda de sus sistemas de recomendación de contenidos. Parece cosa de locos pero 24 de sus creyentes se presentan al Congreso de EEUU y varios incidentes violentos se han vinculado a sus ideas.

Facebook ha anunciado este martes que eliminará cualquier página o grupo relacionados con QAnon. En agosto, advirtió que retiraría aquellos que incitaran a la violencia. Nueve días antes, la cadena NBC desvelaba un informe interno de esta red social que ya cifraba en tres millones los seguidores de la Q en su plataforma. Quizás sea demasiado tarde para que Facebook intente volver a meter el genio malvado dentro de la botella.