Las venas abiertas

Menudeo

18/06/2019

Chernobyl, la nueva producción de HBO que empezó a caminar sobre las todavía calientes cenizas de Juego de Tronos, comienza con una frase áspera y lacerante: «¿Cuánto cuestan las mentiras?». Es inapropiado comparar la tragedia nuclear de Prípiat con el costumbrismo político canario, pero su frase de apertura es un disparo certero para contar la trama de mentiras construidas en aquellos años finales de la URSS; y también para algún día explicar la estrategia pactista y esquizofrénica que estos días se vive en Canarias.

Porque mucho más allá de los titulares que hoy hacen el juego y solo pretenden empujar hacia la alianza más fecunda para sus intereses, el menudeo de alcaldías y concejalías que hemos vivido en ciudades como Telde, Santa Lucía de Tirajana y un buen puñado de municipios del archipiélago tiene poco de la auténtica verdad que mandató el pueblo.

«Los pactos esquizofrénicos de estos días poco tienen que ver con lo que mandató el pueblo»

Los años del diálogo y el consenso han sido malinterpretados por una clase política a la que ha faltado madurez para cumplir con lo que realmente exigía la ciudadanía. Poca broma con los tres diputados de Casimiro Curbelo en el Parlamento, que por menos y un alma al diablo se han conseguido alcaldías en estos días en los que el ridículo de las negociaciones ha sido todavía mayor que el de los memes de la campaña electoral.

No habrá que esperar mucho para comprobar cuánto valen las mentiras que han propiciado estas alianzas antinatura y sin sentido común. Aunque ya se han ido aclarando algunos fraudes. Por ejemplo, el de la capacidad de liderazgo de un Ángel Víctor Torres que sin salir del agujero ha estado a un paso de torpedear el cambio político en las islas con su grave inacción ante los pactos franquistein que se han ido sucediendo.