afp

¿Por qué se habla de dividir Google?

Chrome, de Google, es el navegador líder. No genera ingresos por su uso, pero es una fuente de recolección de datos capital para el negocio publicitario de Google

Carlos Molina del Río
CARLOS MOLINA DEL RÍO Co-Founder y editor principal en MultiVersial

Apple ha sobrepasado los 1.000 millones de usuarios con su navegador Safari. La cifra palidece con los 3.400 millones de Chrome.

Si recuerdas, en 1998 el Departamento de Justicia de los EE.UU. denunció a Microsoft por instalar por defecto su navegador Explorer en Windows. Explorer no hacía ingresos, «mejoraba» el negocio de Windows y competía, según la denuncia de manera desleal, contra Netscape que intentaban crear un negocio.

La situación actual es más extrema que la de 1998: 

Chrome, de Google, es el navegador líder. No genera ingresos por su uso, pero es una fuente de recolección de datos capital para el negocio publicitario de Google. 

Safari es el navegador por defecto del entorno Apple en ordenadores y móviles: En el entorno móvil, Apple fuerza al resto de navegadores a utilizar su motor, aunque por fuera parezcan diferentes navegadores.

Firefox, desde la fundación Mozilla, recogió el testigo de Netscape para construir la alternativa de código abierta. Ondean la bandera de la privacidad al eliminar las cookies de terceros (3th party cookies) antes que Chrome. 

A esto, súmale su dominio del entorno móvil con su sistema operativo Android. Tanto Chrome con Android los desarrolla y ofrece totalmente gratis. Tanto el navegador como el sistema operativo son dos piezas clave para construir su posición de líder casi monopolístico en toda la cadena de publicidad digital. La monetización viene de otro lugar: la publicidad que vende a los anunciantes, que supone la mayor parte de los ingresos de la empresa

Su decisión de no permitir las cookies de terceros está haciendo tambalear buena parte de la industria de la publicidad mejorando aún más su posición dominante.  Google argumenta que lo hace después de que sus competidores, Safari y Firefox, lo hayan hecho. El 90% de los ingresos de Firefox vienen de Google por incluir su servicio de buscador por defecto en el navegador. Así que me hace dudar sobre su independencia en la decisión de eliminar las cookies de terceros.

Alphabet (Google) ha lanzado un globo sonda sobre la posibilidad de dividir su unidad de publicidad, aunque el resto de unidades quedarían bajo la misma empresa. Evitaría así que lo haga la administración de  EE.UU. o que Europa le fuerce a que cada unidad de negocio se comporte como una empresa diferente.

No nos equivoquemos, cuando Google habla de dividir la unidad de negocio de publicidad es un movimiento de la empresa defensivo para controlar cómo se crean esas mitades y minimizar el impacto en sus ingresos. Quiere evitar así un «escisión» mucho más brusca de la administración americana que, probablemente, crearía dos empresas distintas cotizando de manera independiente.