Borrar
Cenizas de Blas Cabrera Felipe y familiares, que este sábado serán depositadas en Tenerife. EFE
Regresa Blas Cabrera Felipe

Regresa Blas Cabrera Felipe

El triángulo ·

«En Lanzarote, si le parece inadecuado a alguien, le sugiero sublimar esfuerzos en hacer que perdure el legado que nos dejó»

Viernes, 14 de octubre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En el cementerio de San Luis, gracias a la implicación del Ayuntamiento de La Laguna, serán depositados este sábado los restos de Blas Cabrera Felipe. Vuelve así a casa, con respaldo de su familia, transcurridas más de ocho décadas de su exilio a causa de la Guerra Civil. Primero hizo vida en Francia, luego en México, donde murió en 1945, sin ocasión de volver a poner pie en Lanzarote, donde nació y pasó sus primeros años de vida; ni en Tenerife, donde disfrutó de gran parte de la niñez y juventud.

En el lugar donde dio sus primeros pasos hay una calle y un instituto con su nombre, gracias al tesón de ilustres que se volcaron en honrar a un investigador que compartió experiencias vitales con Albert Einstein o Marie Curie. A Guillermo Topham, Leandro Perdomo, Agustín de la Hoz y Ginés de la Hoz no le dolieron prendas en hacer frente al régimen franquista, como bien quedó patente en mayo pasado en el discurso de Enrique Díaz Herrera en el acto de ingreso en la Academia de Ciencias, Ingenierías y Humanidades de Lanzarote. Esta entidad fue clave en su día para la estatua del parque José Ramírez Cerdá, junto a la UNED.

Además, Blas Cabrera Felipe es Hijo Predilecto de Arrecife; con lo que demostrado queda que en Lanzarote hay sentimiento de orgullo hacia el padre de la física en España.

Las cenizas van a reposar en La Laguna. Y bien que así sea, en espera si acaso de que en el futuro se sepa crear un espacio similar al Panteón de París o la Abadía de Westmister en Londres. Por ende, en Lanzarote, si le parece inadecuado a alguien, le sugiero sublimar esfuerzos en hacer que perdure el legado que nos dejó. Sin ir mas lejos, pueden reeditarse tratados e investigaciones y se pueden organizar jornadas científicas. Y como culmen, dar empaque a la magna biblioteca que el científico tuvo en vida, en poder del Cabildo desde 1996, procedente de la Universidad de Zaragoza.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios