Borrar
Directo Domínguez afirma que el problema de la inmigración solo cambiará con otro Gobierno español
Desde mi sofá

Pajaritos preñados

Salvo que alguien se saque de la chistera una explicación sorprendente, lo de la Sociedad de Promoción del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria es un escándalo mayúsculo

Domingo, 5 de mayo 2024, 22:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hay que tener una capacidad de asombro muy entrenada y flexible para no quedarse de piedra cada vez que este periódico publica una nueva entrega de la realidad económica de la Sociedad de Promoción del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Les recuerdo la última. En la revisión de las auditorías de los últimos años, se han detectado más impagos, por un montante total de 632.019, 64 euros, correspondientes a los ejercicios de 2020, 2021 y 2022. Se trata de facturas no contabilizadas, de proyectos aprobados y ejecutados que no se facturaron y de circulación de caja, según las fuentes consultadas por este periódico. Así, a falta de que concluya a final de mes la mencionada investigación, el déficit de 2023 asciende a 3,8 millones de euros y la deuda con los proveedores a 7,8 millones, lo que implica que las cuentas aprobadas por el consejo de administración desde 2020 eran falsas.

Es importante que se aclare que la Sociedad de Promoción gestiona dinero público y que el punto 19 de sus estatutos deja claro que sus deudas deben ser solventadas por el Ayuntamiento.

El escándalo es mayúsculo, salvo que alguien saque de la chistera una explicación tan sorprendente como convincente. Está a la misma altura del caso mascarillas y de las andanzas del Tito Berni y su sobrino con el Mediador. Es imposible atribuir este agujero y el torrente de deudas a una mala gestión. No se trata de levantar sospechas de forma gratuita. Es una cuestión de sentido común, de no creer en los pajaritos preñados y de no permitir que se tome a la ciudadanía por idiota.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios