Borrar
A cara descubierta

Soberanía alimentaria

Jueves, 31 de agosto 2023, 23:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hace ya cuatro meses que el Gobierno de Canarias aprobó la Estrategia de Soberanía Alimentaria después de años de debate sobre el tema, en el que ha habido posicionamientos de los distintos sectores y a nivel político pero la realidad de las islas es que más allá de la teoría poco se ha hecho en la práctica. Solo nos acordamos de la soberanía alimentaria cuando se producen situaciones de desabastecimiento o existe un riesgo de oferta de algún producto, como ocurre ahora mismo con las papas aunque con anterioridad se dio con otros, cuando no con los insumos dirigidos a la alimentación de los animales. Basta recordar los problemas que hubo tras la Guerra de Ucrania y la dificultad de acceder a los piensos para animales y la alerta de que no iba a haber manera de darlos de comer. Con anterioridad fue la covid y el riesgo que hubo de desabastecimiento, que finalmente no se produjo, ya que la logística y el transporte funcionaron al 100% pese a las dificultades, al igual que el sector primario y el industrial. Y así seguimos hasta la siguiente, sin que se tomen medidas para cambiar un porcentaje muy reducido de consumo cubierto con producto local y que es de poco más de un 10%. Todo el resto, casi el 90% viene de fuera y está expuesto a los vaivenes de la política, la economía, los conflictos...

Con un potente mercado de más de dos millones de personas y 15 millones de turistas al año es increíble que la agricultura reduzca su peso cada año en el PIB isleño al tiempo que se suceden las voces que abogan por diversificar la economía para reducir el monocultivo turístico.

Lograr el cambio no es solo cosa de los agricultores. Se necesita el apoyo de las administraciones para reforzar un sector poco reconocido y con una rentabilidad muy reducida, que lo hacen poco atractivo para trabajar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios