Opinión

La salud mental

11/01/2020

Muchas personas que acuden a consulta nos comentan que llevan mucho tiempo pensando hacerlo, pero que se habían decidido porque, en cierta forma tenían miedo de ir al psicólogo. Es comprensible. Hay un montón de conceptos equivocados acerca de la salud mental, y quizás los profesionales deberíamos hablar un poquito más de ello. Es cierto que el estigma que ha podido rodear a estas cuestiones se ha ido atenuando con los años, pero tenemos todavía un largo camino hasta que la salud mental la consideremos y la tratemos como lo hacemos con la salud física. Éstas son algunas de las consideraciones que, desde la psicología, nos gustaría que todo el mundo conociese de la salud mental.

En primer lugar la salud mental es un continuo. No hablamos de la salud física en términos amplios como lo hacemos con la salud mental. No decimos que alguien está enfermo físicamente, hablamos de la enfermedad que tiene, desde una alergia hasta una enfermedad terminal. Pero no ocurre así con la salud mental. Nos referimos a ella como un todo o nada. Es decir si tenemos un trastorno de ansiedad, ya entendemos que nuestra salud mental está en juego, sin darnos cuenta que no es así.

«Hay un montón de conceptos equivocados acerca de la salud mental»

Nuestra salud mental cambia todos los días. Es más continuo, y en cualquier día puedes encontrarte de una forma u otra. De hecho no son pocas las personas que sufriendo un trastorno de ansiedad, por ejemplo o incluso una depresión, funcionan perfectamente en el día a día.

En segundo lugar, cualquier persona puede desarrollar una enfermedad mental o un trastorno mental. Y esto lo digo porque hay muchas personas que creen que son inmunes a los problemas mentales. Piensan que son muy inteligentes, muy educados, tienen mucho dinero, pocos problemas, para poder experimentar una depresión ansiedad, o cualquier otro trastorno mental. Pero la verdad es que cualquiera puede sufrir problemas de salud mental a cualquier edad. Y aunque puedes controlar algunos de los factores que influencian tu salud mental hay otros que no.

En tercer lugar, la fortaleza mental es distinta de la salud mental. Aunque algunas personas se empeñan en ver la enfermedad mental o los trastornos mentales, como debilidad hay una gran diferencia entre ellas. Es similar a lo que la fortaleza física respecto y la enfermedad física, suponen. Tener una buena forma física puede ayudarte a prevenir algunas enfermedades. Pero no te hace inmune a todas. Ocurre lo mismo con nuestra salud mental. Desarrollar fortaleza mental te puede ayudar a estar saludable e incluso a prevenir algunas trastornos mentales, pero no hace que nunca los vayas a tener.

En último lugar es importante destacar que la mejor forma de abordar nuestra salud mental, en el caso de que la podamos estar sintiendo comprometida, es acudir a una consulta de psicología. Cuanto antes mejor. Los trastornos mentales son tratables. Y es a lo que nos dedicamos a aquellos que ejercemos está bonita profesión.