Perder el miedo

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Perder el miedo. Ese es el siguiente objetivo que nos debemos marcar. Son muchos los traumas que ha dejado tras de sí la pandemia. Normas, advertencias, recomendaciones y obligaciones encaminadas a evitar el contacto, rechazar las aglomeraciones, extremar la higiene... Y vacunarnos. Que es precisamente lo que nos ha llevado hasta esta situación de cuasi normalidad. Al contrario del pasado verano, cuando, tras mejorar los datos epidemiológicos, nos confiamos en exceso con una precipitada apertura que nos mandó de nuevo para casa con el toque de queda, en este periodo estival hemos visto que la administración de las dos dosis ha hecho posible que la recuperación de nuestras libertades haya estado acompañada de una continua reducción de los contagios y, sobre todo, de la ocupación hospitalaria.

De ahí que el nuevo propósito de la población debe ser ahora acabar con la conmoción. Por su felicidad, porque ya el maldito virus nos ha arrebatado demasiado. Vidas, que ha sido lo peor, pero también tiempo. Tenemos que hacernos a la idea de que la covid no va a desaparecer, que será una de las cientos enfermedades con las que convivamos y que lo único que podemos hacer contra ella es protegernos según nos vayan dictando las normas sanitarias. Desconozco cuánto durará el recuento diario de infectados, pero esto pronto dejará de ser noticia al igual que tampoco lo es el número de personas que contrae la gripe cada día. Y, en ese momento, es cuando finalmente habremos vencido al coronavirus. Una vez que, controlado sus males, dejemos de hablar de él. Cuando acabemos con el miedo y recuperemos nuestra vida.