Los representantes de los trabajadores en una imagen de archivo. / C7

Nueva batalla en JSP

Esta vez no es un enfrentamiento interno. Los contrincantes son los actuales gestores y el fondo interesado en entrar, de un lado, y los trabajadores, de otro

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Una nueva batalla se libra en JSP. Esta vez no es interna, entre los miembros del consejo de administración. En esta ocasión tiene como contrincantes a los actuales gestores y el fondo interesado en entrar -Hiperion y que cuenta con todos los parabienes de la familia-, por un lado, y los trabajadores, por otro. Los primeros están sujetos de pies y manos y obligados a alcanzar un acuerdo con los segundos en un plazo de cuatro semanas en el número de trabajadores afectados por el ERE y las condiciones de la indemnización del despido.

De no alcanzarse este pacto para finales de noviembre, la empresa irá a liquidación y tanto la familia como el fondo de inversión interesado perderán la posición dominante que tienen ahora mismo. Si se va a liquidación otros inversores interesados -que los hay- podrán presentar oferta en un plazo de tres semanas para hacerse con JSP y ahí, la pugna será abierta e Hiperion no tendrá garantía de quedarse con esta industria.

Los trabajadores también perderán porque, de entrar en liquidación, cobrarán únicamente con cargo a Fogasa pero si lo que se les ofrece antes «no es mucho mejor» están dispuestos al sacrificio. El pago de los salarios de este mes está muy atrasado y con esa baza juegan los que llevan hoy el control de la empresa para presionar a los trabajadores a aceptar el ERE que han diseñado para el 70% de la plantilla y que firmen el acuerdo. Sin embargo, no va a ser tán fácil. Los trabajadores están dispuestos a dar la batalla para conseguir una rebaja en el número de los despidos y una salida digna para los que tengan que irse. Y si tienen que morir matando lo harán llevando a la empresa a la liquidación y que se la quede aquel que más puje.