Los ninis de la política

Desde el primer día ya se notaba que Pablo Casado y su equipo no eran trigo limpio.

Luis M. López
LUIS M. LÓPEZ

Antes el término nini era muy empleado para definir a aquellos jóvenes que «ni estudian, ni trabajan» . Ahora esa palabra también puede aplicarse a la política. Después del lío que se montó este jueves no es de extrañar que el Partido Popular tarde bastante tiempo en levantar cabeza.

Desde el primer día ya se notaba que Pablo Casado y su equipo no eran trigo limpio. ¿O es que ya no se acuerdan del misterioso vídeo filtrado para hacer caer la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría para presidir el partido?

Aún no puedo entender cómo existen dirigentes populares que arropen a Casado. Líder más vacío de mente no he visto en mi vida. Lo único que hace es insultar con palabras como «felón» o «traidor», o posar en las fotos como si fuera un «Instagrammer». ¿Eso es hacer política?

Hace un tiempo Casado dijo que la corrupción y el espionaje a Bárcenas eran cosa del «PP del pasado» pero yo creo que el caso de Isabel Díaz Ayuso se parece bastante. Mucha diferencia entre ambas generaciones no existe, señor Casado.

Si alguna plataforma de 'streaming' comprase los derechos para producir una serie sobre este asunto, seguro que tendría más éxito, incluso, que 'El Juego del Calamar'.

A los del PP se les están juntando los problemas. Les recuerdo que todavía tienen que cambiarse de sede para lavar su imagen, algo cada vez más complicado. En estos tiempos que corren está claro que nadie se puede fiar de nadie.

Ayuso también tiene culpa, pues parece que el tráfico de influencias no cesa en el partido.

Lo que está claro es que los líderes del PP nacional son los ninis de la política: ni hacen política, ni juegan limpio.