Borrar
Efectos del fuego en Gran Canaria. C7
20 muertos en La Gomera

20 muertos en La Gomera

El Triángulo ·

«Que no caiga en el olvido la enorme calamidad padecida en suelo colombino de 1984. No se merecen las 20 víctimas que no hayamos aprendido aún la lección»

Sábado, 11 de septiembre 2021, 07:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Este 11 de septiembre se cumplen 37 años de aquel calamitoso fuego que se llevó 20 vidas por delante en La Gomera. Las llamas, además, calcinaron 900 hectáreas. Quedó patente, por desgracia, que los incendios forestales son cosa muy seria. Por eso hacen falta medios para combatir las llamas, materiales y con personal cualificado, en abundancia y próximos. A ser posible, no a 1.500 o 2.000 kilómetros de Canarias.

Además, tanto o más importante aún es prevenir. Los fuegos del verano se pueden evitar, o al menos minimizar, en los meses previos, con limpieza y habilitando cortafuegos. Esencial también resulta concienciarnos de la necesidad de que haya una sociedad implicada. Ya que todos disfrutamos de la naturaleza, toca velar por su cuidado. Un incendio forestal es una desgracia general, que alcanza consideración superlativa cuando tenemos que lamentar pérdidas humanas. Esta misma semana, en Andalucía.

Con lo dicho, queda patente que bajar la guardia o mirar para otro lado puede ser fatal. Hago mías las palabras de ese enorme profesional que es Federico Grillo, director técnico de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, en redes sociales: «Tras un verano sin lluvia y algunos meses más en zona sur, la isla está bastante estresada. Los combustibles de 1, 10, 100 y 1000 horas (de finos a gruesos), así como el combustible vivo, ya arden. Extrememos las precauciones estos días, evita el riesgo de incendios forestales».

Estamos en verano todavía y los días se prevén calurosos. Tengamos por ello presente que una simple imprudencia puede bastar para que la amargura vivida en 2019 en Gran Canaria tenga continuación en cualquier territorio insular con arboleda. Y, sobre todo, que no caiga en el olvido la enorme calamidad padecida en suelo colombino de 1984. No se merecen las 20 víctimas que no hayamos aprendido aún la lección.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios