Marvel y su universo

«Ni el Capitán América aguanta tanto golpe, sobre todo cuando llegan sus compañeros de cómic»

Rebeca Chacón
REBECA CHACÓN

Los superhéroes nunca pasan de moda. Las telarañas se apoderan de los vaqueros de John Ford, de los piratas de Verbinski, de los gánster de Coppola y de las aventuras espaciales de George Lucas. El tiempo lo entierra casi todo, pero ni se atreve a enfrentarse a una buena capa, una malla marcando músculo y un atractivo emblema impreso en el pecho. El universo Marvel subsiste al paso de los años, seguramente porque siempre andamos cortos de paladines capaces de plantar cara al mal, de presidentes como Ángel Víctor Torres con ganas de enfrentarse con sus poderes sobrenaturales a la kriptonita que manda el Estado día tras día al archipiélago. Pero...¡cuánta «vergüenza» pasa nuestro titán entre secuencia y secuencia del rodaje!

Porque visto lo visto en las últimas semanas está claro que el trabajo de superhéroe en esta legislatura repleta de desgracias está mal pagado. Un día Torres vuela raudo a sellar una presa a punto de arrollar al débil resurgir del turismo por la negativa de Madrid a aceptar test antígenos. Al siguiente, se cambia en una cabina para recordar a Hacienda que desde junio reclamó una prórroga para el plazo de inversión de la RIC. Y otra jornada aguanta con cara de póker la negativa de Marlaska a derivar inmigrantes a la península y el anuncio de Escrivá de crear un Lesbos en Canarias con miles de personas durmiendo en casetas de campaña.

Ni el Capitán América aguanta tanto puñetazo, sobre todo cuando los golpes llegan una y otra vez de sus supuestos compañeros de cómic. Haría falta que el increíble Hulk, Batman, Iron Man, Wonder Woman y unos cuantos más unieran fuerzas para plantar cara al mal que persigue a las isla. Esas viñetas -aún por dibujar- están lejos de llegar a los quioscos por mucho que los empresarios canarios saquen los colores al villano Gobierno central y pidan a los diputados canarios del PSOE que se enfunden el traje de faena.

Por el momento, a súper Torres parece que no le queda más que seguir vagando solo por Gotham City mientras otros personajes completan la caricatura en que se convierten las demandas isleñas. No faltarán aportaciones nacionales como Mortadelo y Filemón para cubrir el expediente, porque hay que reconocer que la arrogancia de Abalos, la sordera de María Jesús Montero o la altivez de Pedro Sánchez están muy lejos de la respuesta que el Guerrero del Antifaz, el Capitán Trueno o el Jabato darían a la tierra que más está sufriendo la nueva crisis social y económica. Ojalá todo se quedara en la ficción.