Borrar
El escenario efímero del último carnaval. Ya no existe. Ara¡cadio Suárez
Jolgorio, pero a déficit
...y los gatos tocan el piano

Jolgorio, pero a déficit

Sábado, 30 de marzo 2024, 23:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ante cualquier micrófono que le pusieran delante, un ufano Augusto Hidalgo, el exalcalde de Las Palmas de Gran Canaria, se enorgullecía de que la ciudad solo rivalizara con Madrid y Barcelona en el número de espectáculos de ocio (él hablaba de «actividad cultural», como si fuera lo mismo). Olvidaba señalar, sin embargo, que eso tiene un coste, que ahora sabemos que ya asciende a 3,2 millones de déficit.

Según el presupuesto de 2024, la Sociedad de Promoción, que es un «organismo autónomo» al que se le delega organizar las fiestas de la ciudad: Carnaval, Fundacionales, el Festival de Cine, el de Teatro Música y Danza y toda esa retahíla de actividades lúdicas que nos vamos encontrando en parques y espacios cerca de los hoteles, cuenta con algo más de 15 millones de euros. Pero, a lo que parece, no solo no le llega, sino que retrasa hasta el hartazgo el pago a quienes ya han hecho su trabajo. Una información publicada este jueves por CANARIAS7, señala que se adeuda a proveedores 7,1 millones de euros y entre 2022 y 2023 el déficit de este mastodonte lúdico-festivo se duplicó, pasando de 1,6 millones a 3,2.

Jerónimo Saavedra, cuando fue alcalde, se lamentaba de la «burocracia» que le impedía decidir sobre la marcha por los proyectos culturales que quería acometer. De hecho, intentó hacer un organismos paralelo, en este caso quería crear una sociedad anónima, lo que vendría a ser externalizar los festejos como ya se ha hecho con limpieza o parques y jardines.

Quizás entonces ni siquiera Barcelona o Madrid fueran competencia suficiente para Las Palmas de Gran Canaria, la ciudad que tratan de vender como el epicentro del jolgorio. Pero la juerga sale cara, la pagan los proveedores, o al menos una parte de ellos, y el Ayuntamiento se quita de en medio con un 'simpa'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios