Lunes en África

La fractura de Gran Canaria

15/07/2019

En las elecciones generales de diciembre de 2015, y en las inmediatas de junio de 2016, Nueva Canarias se presentó en coalición con el PSOE. El resultado permitió que ambas fuerzas contaran con un diputado por la provincia de Las Palmas, algo que algunos significados dirigentes del PSOE no le han perdonado todavía a la dirección regional de entonces, capitaneada por José Miguel Pérez. La relación entre ambas fuerzas, pese a la aparente cercanía, se nutre de intermitente desconfianza. Ahora paree inútil el entendimiento que les permitió compartir gobierno en el Cabildo de Gran Canaria primero entre 2007 y 2011 con Pérez de presidente, y entre 2015 y mayo pasado, en el primer ejercicio de Antonio Morales.

«En un mes, el PSOE insular ha triturado toda opción de pactos locales con NC»

No siempre fue así; en el libro de deudas pendientes, algunos aún evocan la moción de censura que derrotó a Carmelo Artiles, de la que pronto se van a cumplir 28 años. Aquellos tiempos en los que ICAN presumió de no pactar con el PP «ni de coña», de los que siempre se arrepintió Pedro Lezcano. En tres décadas, la aproximación del PSOE no ha logrado la pretendida absorción de la pequeña organización nacionalista, al modo que ya ocurrió en el País Vasco con Euskadiko Ezquerra.

La alianza que acaba de convertir en presidente de Canarias a Ángel Víctor Torres tiene una fractura enorme abierta en Gran Canaria. Este Cabildo es aún la única institución sin un acuerdo de Gobierno, a pesar de que estos dos partidos se bastarían para una mayoría estable, que por otro lado funcionó hasta ahora. ¿Qué ha cambiado? En un mes, el PSOE insular ha triturado toda opción de pactos locales con NC. Lejos de un acuerdo de convivencia, los gestos mostrados simulan un plan de liquidación. Con alegría desbordada en las cloacas de la isla.