Primera plana

La confusión de Curbelo

20/06/2019

Casimiro Curbelo tiene en vilo a toda Canarias. Salvo que otros se adelanten y jueguen otras opciones, lo que diga Curbelo irá a misa. A él le es igual que le llame José Luis Rodríguez Zapatero, Pedro Sánchez o, si se tercia, Barack Obama. Por unas llamadas no se deja influir por muy importante que sea el interlocutor. Casimiro es, si me permiten la expresión, perro viejo en la política. Y, a estas alturas de la vida, ya no está para bromas. Ahora mismo se deja querer a la vez que gana tiempo para que CC se recomponga y, sobre todo, para no quedar mal. Porque en todo proceso de negociación no solo hay que guardar las formas sino hacer ver que uno está dispuesto a escuchar ofertas por consideración a aquel que te las envía. No puedes dar un portazo enseguida sino ir aparentemente madurando o explorando vías como se ha puesto de moda decir en estos días.

Este periodo se está enredando cada vez más. Y, por lo tanto, ya es igual si ganaste o no las elecciones o si tienes 25 o 20 escaños. Y a medida que transcurran las jornadas, gana la confusión. Y a Curbelo le interesa esa confusión para hacerse más valioso y obtener más réditos. Ayer en La Gomera Fernando Clavijo y el dirigente de ASG se vieron las caras. El día anterior Clavijo viajó a Madrid al cuartel general de Génova para conseguir aproximaciones con el PP. Y el PSOE sigue pendiente de una firma que anunció el lunes por la noche pero que no llega. Llegaron a decir que era cuestión de horas. Pero estas pasan y Curbelo mantiene su silencio.

«Porque en todo proceso de negociación no solo hay que guardar las formas sino hacer ver que uno está dispuesto a escuchar ofertas por consideración a aquel que te las envía. No puedes dar un portazo enseguida sino ir aparentemente madurando o explorando vías»

El tiempo corre en contra de Ángel Víctor Torres. Y el pacto de las izquierdas que estaba amarrado, amén del papel desempeñado por Román Rodríguez, se esfumó cuando saltaron las alarmas en Telde hace dos domingos. Ahora se trata de arreglar el estropicio generado por una parte del PSOE hacia NC. Pero Curbelo va ya a lo suyo. Ni está ni se le espera. Demasiado tarde. Desde CC le recuerdan a Rodríguez que ambas formaciones nacionalistas junto al PP suman los 36 diputados necesarios. Los cantos de sirena en aras de la reunificación del nacionalismo canario crecen. Y la condición puesta por ASG de revertir el gobierno municipal de Valle Gran Rey suena a excusa inalcanzable para el PSOE que permita a Curbelo justificar su apoyo a CC llegado el momento procesal oportuno. En fin, todos hablan con todos y nadie sabe nada oficialmente. Lo único que se desprende de todo este proceso es que para unos juega a su favor el paso del tiempo y a otros en cambio le reduce sus opciones presidenciales. Y si dices que el anuncio del pacto es un asunto de horas o si ayer miércoles ibas a convocar una reunión entre las fuerzas progresistas, y nada se cumple, pierdes enteros. ¿Habrá confluencia nacionalista con Asier Antona como fiel escudero de ese Ejecutivo?