Aristas sin sentido

Influencers a la Universidad

15/08/2018

La Universidad Autónoma de Madrid tendrá el honor de estrenar el primer curso destinado a formar ‘influencers’ en las redes. Agatha Ruiz de la Prada será una de las eminencias consagradas a dar, entre otras materias, estilismo y moda. Pero irónicamente, las primeras críticas llegan del propio y selecto sector de ‘influyentes’ nacionales.

Parece que el talento y la arrolladora personalidad de algunos de ellos choca de lleno con la omnívora necesidad de conocimiento... o simplemente rehuyen a toda tipificación hereje a un negocio rentable pero camaleónico. Vamos, que le negocio no se «reparta» en nuevas manos.

A algunos de estos líderes digitales les basta con colgar una imagen en instagram para llevarse 3.500 euros en el bolsillo. No está mal para un chollo con tendencia exponencial, que ya recauda 14 millones de euros anuales en España y alrededor de 1.000 millones en el mundo.

La Universidad Autónoma de Madrid estrena curso para ser influyente en las redes. Y las primeras críticas llegan del propio ‘sector’.

Y en mitad de este trayecto de afilados debates... ¿en qué rincón queda el marketing clásico en nuestras universidades de abolengo y pedigrí? Sin duda, soy un torpe exégeta en esta lides, pero sin duda, la evolución hacia el marketing digital continúa en pañales en nuestro país, iniciando un largo trayecto por su particular Paleolítico mientras unos pocos -más listos, por supuesto- acumulan más de 30 millones de suscriptores en youtube como el famoso ‘Rubius’.

Según un estudio de la World Federation of Advertisers -la gran federación del mundillo publicitario-, se estima que un 65% de las marcas aumentarán su partida destinada a la publicidad con influencers. Sin embargo, la jungla virtual a la que se enfrentan impide dar pasos de relevancia. De hecho, la mitad de esas empresas apenas destina un 10% de su presupuesto de marketing a los influencers.

En conclusión, son pocos y forrados. En un más que suculento pero volátil negocio no parece que convenga abrirlo de par en par a las puertas de la Universidad, mientras nuestr@s grandes gurús como Dulceida -2,5 millones de seguidores- o Cindy Kimberly -cuya tarifa mínima por post publicitario puede rondar los 15.000 euros- sigan paseando por photocalls, conciertos y eventos como Ronaldo o el clan Kardashian.