Borrar
Maksym Kuzminov, en una imagen distribuida por el propio Gobierno ucraniano tras su deserción. Ministerio del Interior
Crimen bajo sospecha

Crimen bajo sospecha

Por si le interesa ·

No puede ser que Putin haga y deshaga a su antojo, dentro y también fuera de Rusia

Gaumet Florido

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 19 de marzo 2024, 23:11

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Se llamaba Maxim Kuzminov y apareció muerto la tarde del pasado 13 de febrero en la rampa del garaje comunitario de la urbanización La Cala, en Villajoyosa (Alicante). Presentaba seis tiros en el cuerpo. Además, los autores del crimen lo atropellaron en su huida. Su verdadera identidad se conoció días después. Portaba documentación falsa como ciudadano ucraniano. Las huellas dactilares confirmaron que era un piloto ruso que había desertado de su ejército en pleno conflicto bélico con Ucrania.

Aterrizó en agosto de 2023 con un Mi-8 en una base militar de la región de Járkov controlada por los ucranianos. Kiev dio publicidad a esta huida y le ofreció protección. Algunos medios hablaban de que le pagaron 500.000 euros. Y a Kuzminov no se le ocurrió mejor plan que venirse a esconder a Alicante, la provincia española con más rusos por metro cuadrado.

Rusia le juró venganza y ya hoy Kuzminov, tristemente, es historia. Con todo, y pese a lo espeluznante de este caso, lo curioso es que tampoco es que sea novedoso. Todo apunta a que este piloto ha seguido la suerte de otros que han osado toserle al nuevo zar ruso. Pocos días después le tocó a Navalni, el más célebre opositor a Putin, que murió en circunstancias no aclaradas en un correccional en Siberia.

Lo que de verdad llama la atención del crimen de Kuzminov es que haya pasado casi sin pena ni gloria. Apenas unas notas en la crónica negra española cuando podría tratarse de un crimen de Estado en otro Estado, una injerencia intolerable de Rusia a la soberanía de España. No nos consta ni siquiera una protesta diplomática del Gobierno español. Una advertencia. Algo. No puede ser que Putin haga y deshaga a su antojo, dentro y también fuera de Rusia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios