El fichaje de CC

Vidina Espino ha sido recibida como Mbappé. Creen que Rodríguez está amortizado

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO

Cuando no hay nada que hacer o cuando hay que esconder un problema, nada mejor que convocar una convención. Es una regla de oro en las organizaciones políticas, que tiene altibajos emocionales, de manera que recurren a ese tipo de eventos para ver si así cierran heridas y, sobre todo, dan moral a la tropa.

Es lo que sucede en Coalición Canaria en Gran Canaria, isla que acogió una convención recientemente con un doble motivo: dar sensación de fortaleza y, sobre todo, saludar a Vidina Espino, recibida en CC como si fuera Mbappé enfundándose la camiseta del Real Madrid y saltando al césped del Bernabéu.

Como últimamente pasan tantas cosas, no está de más recordar que CC sufre una sangría local importante. En Ingenio Juan José Gil, que fue su aliado local, rompió amarras con el partido nacionalista y en Gáldar todo el equipo local se mandó a mudar. En ambos casos el destino ha sido el mismo: Unidos por Gran Canaria. Y en esos municipios el argumentario ha sido el mismo: están hartos de cómo funciona el partido y de la sumisión a Tenerife, como si Gran Canaria no existiera. El goteo hacia UxGC es incesante y mal va CC si piensa que está como para despreciar a un solo militante.

Con ese panorama, CC cree que puede ocultar lo que le está pasando proclamando a los cuatro vientos que su resurrección viene de la mano de la exdiputada de Ciudadanos. Veremos qué dicen los electores en 2023, sobre todo aquellos que recuerdan a Vidina Espino denunciando en 2019 que ella había llegado a la política para acabar con los «chiringuitos de Coalición Canaria». Pues ahora ya la vemos tan a gustito en CC y pensando seguramente en qué chiringuito le puede caer en suerte si Coalición vuelve a gobernar. Y, mientras, más pronto que tarde asistiremos a su afiliación para así ser elegida candidata en un puesto de salida. De lo contrario, habría que cambiar los estatutos, pero que nadie se alarme, que lo suyo está más que negociado y no pasa nada por hacer una excepción. Es más, si hubiera que dar un codazo a Pablo Rodríguez y desplazarlo a un lugar secundario para que ella se asegure salir elegida, pues se hará sin contemplaciones. Vidina Espino es, no lo olvidemos, la elegida por Fernando Clavijo y su círculo de defensores, de manera que todo para ella y nada sin ella. Pablo Rodríguez les fue útil en su momento para apartar a Paulino Rivero de la carrera por repetir como candidato pero en CC creen que están más que amortizado. Así se devuelven los favores...