Pablo Echenique. / EFE

Elecciones anticipadas

«El verano será tenso y conflictivo. Y alegarán que será así por nuestro bien»

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ Arrecife

La nueva foto en la plaza de Colón y los nombres propios que se consoliden en Vistalegre IV serán tendencia este fin de semana. En ambos casos, asumiendo sus protagonistas que abundan los empeñados en que ni de coña aguante Pedro Sánchez en La Moncloa hasta la primavera de 2023.

El PP ya está tensando la cuerda en Andalucía, con el propósito de que el pacto con Ciudadanos salte por los aires. Lo de Granada no es más que el inicio de una estrategia encaminada a tener argumentos para convocar elecciones anticipadas, a sabiendas de que la gran mayoría de los 661.371 sufragios a la formación naranja en diciembre de 2018 irán a otras opciones políticas en una próxima cita con las urnas. Y con el comodín de que la moción de censura fallida en Castilla y León y los resultados recientes en Cataluña y en la Comunidad de Madrid apenas si permiten ya opción de réplica a las huestes de Inés Arrimadas.

Cierto es que quedará por discernir la cuota de protagonismo de Vox. Pero será cosa menor mientras el tiempo siga jugando en contra del PSOE andaluz, en busca de liderazgo aún. Además, en Génova son conscientes de que los indultos a los líderes del 'procés', como ha llegado a reconocer José Luis Ábalos, van a suponer un peaje considerable para el socialismo a corto y medio plazo, por más que se argumente que se están pagando los platos que se rompieron con Mariano Rajoy.

En cuanto a Podemos, tras la salida de Pablo Iglesias y la próxima parada de Pablo Echenique, ya me dirán en qué posición quedará la dirección entrante. Barrunto, dará igual quién asuma las riendas, que la estrategia será tirar por la calle de en medio. No les va a quedar otra, me da, para no parecer un apéndice de otros ante la opinión pública.

Así las cosas, me temo que el verano será tenso y conflictivo. Y alegarán que será así por nuestro bien.