EDITORIAL

Editorial: Frente a la campaña político-mediática, la verdad

La decisión del presidente del Consejo Rector de Raditotelevisión Canaria (RTVC), Santiago Negrín, de desobedecer al Parlamento que lo eligió y del que depende, y de hacer lo mismo con la mayoría del órgano que preside, ha venido acompañada en las últimas semanas de una desaforada campaña mediática orientada a jalear a Negrín, salvar a quienes lo propusieron para el cargo y a los que lo han animado a una aventura de incalculables consecuencias jurídicas y políticas.

Sobre estas últimas ya se dilucidarán en su momento en las instancias pertinentes. Lo que nos ocupa hoy es el intolerable ataque que están recibiendo este periódico, su empresa editora (Informaciones Canarias Sociedad Anónima) y la compañía Videoreport Canarias SA por parte de quienes tienen intereses directos en el concurso de informativos de Televisión Canaria que ha convocado, saltándose al Consejo Rector, Santiago Negrín.

Otros son los que deben explicar a sus lectores, oyentes y espectadores quién apadrinó el nombramiento de Santiago Negrín

Toca por tanto, hablar claro ante la insidia y la lectura torticera de los hechos. Y lo hacemos con la misma transparencia de siempre, porque los lectores de CANARIAS7 son testigos desde el momento de la entrada en Videoreport Canarias de que hemos contado sin medias tintas esa participación accionarial en la empresa que se presentó en su día al concurso para los informativos del canal autonómico y lo ganó en buena lid. Tan en buena lid que así lo avaló el Tribunal Superior de Justicia de Canarias en sentencia del año 2016 ante un recurso del anterior adjudicatario: Sociedad Canaria de Televisión Regional (Socater). Haber ganado aquel concurso no nos hizo deudores del poder político de turno y de nuevo los lectores han sido testigos de ello. ¿O es preciso recordar que la presencia en Videoreport no ha impedido ser críticos con Paulino Rivero, José Manuel Soria, Fernando Clavijo o Patricia Hernández, por mencionar solo a algunos de los que desde aquella adjudicación han estado en el Gobierno regional?

Otros son los que deben explicar a sus lectores, oyentes y espectadores quién apadrinó el nombramiento de Santiago Negrín; cuál es la relación de accionistas de Socater; cuáles fueron sus beneficios cuando administró a su antojo todos los contenidos de Televisión Canaria; quién asesoró a Negrín en la confección del pliego; quién le dio la orden de desafiar al Parlamento; quiénes utilizan sus columnas de opinión, sus páginas de información y sus devaluados altares radiofónicos para desacreditar a quienes, ya sea dentro de RTVC o fuera, se atreven a cuestionar el pensamiento único que pretende imponer el sector dominante en CC, y quiénes están inspirando, e incluso redactando, desde despachos del poder político algunas de las publicaciones de estas semanas y a cambio de qué compensaciones.

Estas y otras preguntas tienen respuestas sencillas y se acabarán sabiendo. Hubiera sido preferible que las contestasen sus protagonistas antes de lanzarse a su tan obscena como torpe campaña de acoso, pero ya que parece que les falta valor para ello, seremos otros los que pongamos en negro sobre blanco nombres, apellidos, fechas y cifras.

Y lo haremos como siempre, con claridad, con respeto y sin miedo. Desde la defensa de los intereses canarios, y no como otros, esos que, desde las más altas instancias del poder, hablaban de auspiciar «un grupo canario» para el concurso televisivo y, a la hora de la verdad, juegan a favorecer intereses foráneos. Cuando estamos a punto de cumplir 35 años de cita ininterrumpida con los lectores, ya nadie duda de que nuestros compromisos son con Canarias y con la verdad. Otros deben explicar los suyos.