Borrar
Directo El pleno del Parlamento aborda cuestiones como Dependencia o la acogida de menores migrantes

Colapso en los aeropuertos

Si este domingo no se abre paso un acuerdo exprés o al menos un paréntesis en la huelga, se vivirá otra jornada de colapso

Editorial

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 6 de enero 2024, 23:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los aeropuertos españoles son escenario nuevamente del conflicto entre el derecho de huelga, el cumplimiento de los servicios mínimos y el respeto a quienes compran un billete aéreo y esperan recibir el servicio abonado en tiempo y forma. La huelga del 'handling' de Iberia, que este sábado vivió su segunda jornada, está derivando en cancelaciones de conexiones aéreas, vuelos que salen sin el equipaje en las bodegas y demoras a la llegada en la entrega de las maletas.

En el caso de Gran Canaria, ayer se alcanzó el millar de maletas amontonadas, con el consiguiente enfado de cientos de viajeros ante unas incidencias de las que no son responsables. Todo ello, además, en uno de los periodos con mayor cifra de conexiones aéreas, con lo que el impacto de la huelga es mayor. Y -en el caso de Canarias- en plena temporada alta turística.

Más allá de la habitual guerra de cifras entre la aerolínea y sus representantes sindicales sobre el grado de participación en la huelga, es innegable el impacto en el servicio y el daño a esa imagen turística. Las fotos de las maletas amontonadas e incluso tiradas en la zona de distribución de los aeropuertos hablan por sí solas de la gravedad del problema y de la incapacidad e irresponsabilidad de las dos partes, pues ambas eran conocedoras del riesgo de que el conflicto coincidiera con el fin de las vacaciones navideñas. De igual manera hay que preguntarse por la mediación del ente Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, así como del propio Gobierno central. A fin de cuentas, es la 'marca España' la que sale muy deteriorada.

Si este domingo no se abre paso un acuerdo exprés o al menos un paréntesis en la huelga, se vivirá otra jornada de colapso. Tardarán Iberia, sus viajeros y España como destino turístico en superar este golpe. Ni siquiera las posibles compensaciones económicas a los consumidores serán suficientes para aliviar el enfado ante las molestias vividas.

Un país que vive del turismo como es el caso de España, y una comunidad que no tiene un transporte rápido alternativo, como sucede con Canarias, no pueden permitirse episodios de este tipo. El derecho de huelga no incluye legitimar el perjuicio intencionado a unos usuarios que no decidieron cómo se resolvían los concursos de 'handling', que es el origen del conflicto. Urge, por tanto, una solución.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios