Borrar
Koldo de papas, borregos, cantamañanas y fruta

Koldo de papas, borregos, cantamañanas y fruta

Es probable que estemos hablando del mayor inmoral auto-atentado constitucional cometido en democracia por un gobierno español contra su propia norma fundamental de convivencia

Sábado, 9 de marzo 2024, 11:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En lingüística vinculada a la profesión de la traducción e interpretación de idiomas, se denomina «false friend» («falso amigo») a aquella palabra extranjera que, por su parecido gráfico a una misma palabra en español, nos lleva a la confusión de pensar que significan lo mismo.

Así, del inglés al español, carpet no es carpeta, sino alfombra; abstract no es abstracto, sino resumen; embarrased no es embarrado, sino avergonzado; argument no es argumento, sino discusión; y constipation, no es constipado, sino estreñimiento.

Tras visionar las imágenes de ese asalto viral del que fueron objeto las Dunas de Maspalomas por parte de un numeroso grupo de adolescentes agujereando la arena, tratando de encontrar un supuesto maletín con 1.000€ de premio, no pude más que reir y alinearme luego con las reflexiones del Presidente canario, Fernando Clavijo, y del Presidente grancanario, Antonio Morales.

No es que me hiciera nada de gracia tamaño disparate dunar, al igual que tampoco me lo había hecho semanas atrás, ni la fiesta «rave» ilegal organizada en el paraje natural protegido de Calderón Hondo, en La Oliva; ni la carrerita que se pegaron, móvil en mano grabándolo todo, dos «atletas» por fuera de los senderos autorizados en el Parque Nacional del Teide. Porque el paisaje es lo que nos da valor.

Sino que, a preguntas de los informadores, Clavijo vino a decir algo así como que le costaba entender el hecho de que aún hubiera personas que pudieran actuar como borregos ante engañifas de este tipo. Lo cual redondeó Antonio Morales proponiendo la mejor traducción posible, jamás imaginada por los puristas en la materia, para un «false friend» tan de moda como «influencer»: cantamañanas.

Para cantamañanas buscando un like de la atónita sociedad española, el ministro Bolaños en sus declaraciones públicas tras aprobar, la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, la infame Ley de Amnistía: «…nos llena de orgullo a todos los socialistas que siempre estamos resolviendo con diálogo, con acuerdos, dándonos la mano, todos los conflictos que ha tenido España…Porque hoy es un gran día para España. Y por eso quiero felicitarme». ¡¡Sí, tal cual, dijo «felicitarME»!!

Buscando su perfil en Instagram estoy, para ponerle un like y para mandarle un besito volado (no traducir como flying kiss, sino blown kiss –besito «soplado»). Que quizás era ese el estado del ministro, tan excesivamente eufórico se manifestaba y gesticulaba ante los micrófonos. Con una intervención tan teatral, que hasta en El Intermedio, de La Sexta, le ridiculizaron con lo de que su ley de amnistía iba a ser referente internacional -como él mismo había proclamado-, comentando los del show televisivo que «desde Oslo hasta El Cairo están ya pensando en amnistiar a Puigdemont».

Y aderezando, además, los del Gran Wyoming las declaraciones bolañeras con la música de We Are The World, We Are The Children. Coloreándolas con imágenes de la muchedumbre contentísima, celebrando la buena nueva de la amnistía con fuegos artificiales en la Puerta de Brandemburgo, en Berlín; con gritos de júbilo de la afición argentina en Buenos Aires; o con los ciudadanos de Dheli lanzando polvos de colores al aire como muestra de alegría radiante ante el esperpento discursivo del ministro (ríanse un poco https://www.lasexta.com/programas/el-intermedio/dani-mateo-escuchar-bolanos-felicitarse-ley-amnistia-beso-porque-llega_2024030765ea338bd3310300013315a2.html )

Con lo de «todos los socialistas» le faltó aclarar a Bolaños (no el del sabroso queso semiduro) que sólo se refería a los socialistas que no tienen vergüenza, valores, ni amor propio respecto a sí mismos y respecto a nuestro país. Que haberlos, buenos y válidos, claro que haylos, un buen número de ellos y ellas en nuestras islas. Y porque, sin ir más lejos, al noreste de Madrid, el también socialista y secretario general del PSOE de Aragón, Javier Lambán, inmediatamente le contra-argumentó a refiriendo que «no es un día en que, como socialista, me sienta especialmente orgulloso».

O porque, un poquito más abajo, al sur de Madrid, el también reputado socialista y presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García Page, cargó nuevamente contra Sánchez, reiterando que «no nos engañemos, la amnistía es un peaje enorme, y el independentismo es como un alacrán, que hay quien piensa que le puedes acariciar, pero el alacrán siempre termina picando». Concluyendo con un contundente «es una mala ley, por mucho que algunos den saltos de alegría. Y yo soy incapaz de sentirme orgulloso de un chantaje».

Gracias a la metafórica –disculpen el mal gusto- bajada final de pantalones que Pedro Sánchez nos va a aplicar a todos los españoles y españolas de bien, el prófugo no sólo volverá a presentarse como candidato a las elecciones europeas del próximo 9 de junio. Sino que, tal y como reiteran sus voceros amenazadores, es muy probable que el del maletero, -instigador de disturbios y demás «tenderetes» independentistas-, regrese a España, no en diciembre como El Almendro, sino en plena temporada turística de verano. Quizás el 25 de julio, festividad de Santiago Apóstol, patrón de España. Con el botafumeiro compostelano zarandeado por Sánchez, Montero, Alegría y Yolanda Díaz. Siempre que la catedral de Santiago cierre antes de las ocho, claro, según nuevo criterio hostelero vicepresidencial.

Convocatoria electoral europea en la que se supone que, en la papeleta socialista a depositar en urna, se sustituya la E de «español», por la P de «Puigdemont» (PSOP). Y con una estelada independentista en el puño de turno, en lugar de la tradicional rosa, como hasta ahora social e institucionalmente había representado el logo e imagen de una organización política que, en mi opinión, ve como más que respetables 145 años de historia acaban en el desagüe de la infamia e ignominia, gracias al simple intercambio de impunidad por poder tramado por Sánchez.

Es probable que estemos hablando del mayor inmoral auto-atentado constitucional cometido en democracia por un gobierno español contra su propia norma fundamental de convivencia. Por muchos paupérrimos paños calientes lingüísticos, o penosas escenografiadas ruedas de prensa, con las que los defensores de lo indefendible tratan de vendernos tamaña humillación a nuestro país. Norma fundamental validada de forma abrumadora por el pueblo español el 6 de diciembre de 1978, en ocasión de la celebración del referéndum de ratificación de la Constitución Española.

Referéndum aprobado gracias al contundente apoyo del 87,87% de un total de 25 millones de españoles convocados a urnas aquel año de la Argentina futbolística campeona de Mario Kempes. Que dijeron sí a una Constitución aun hoy plenamente vigente, le pese a quien le pese.

Que es justo la misma expresión de pesar que ha empleado Pinocho Sánchez desde la lejana patria hermana chilena: «Van a ser cuatro años más de gobierno progresista, le pese a quien le pese, se le hará muy largo a la oposición…Y la democracia lo que dijo el pasado 23 de julio del año 2023 es que querían cuatro años más para consolidar avances y continuar con la agenda de transformaciones».

Mentira. Nuestra democracia le facultó para formar gobierno y ser presidente, sin duda. Pero no para cruzar la línea roja que separa la salvaguarda de los valores y principios democráticos, respecto al desmembramiento egoísta e interesado de dichos valores y principios. En un escenario en el que los avances sólo los van a lograr los delincuentes independentistas, y no la ciudadanía española en general.

Pero, tranquilos. Comprobemos, pues, a quién realmente se le va hacer muy largo el camino. Y qué erial organizativo dejará Sánchez en herencia a sus compañeros. Porque como bien sabemos en esta tierra, el mejor koldo de papas es el que se cuece a fuego lento. Aderezado, al gusto, con borregos y cantamañanas. Y con fruta, mucha fruta, de postre. Para evitar la pesadez y el ardor de estómago.

Como bien reseñaba recientemente el periodista Rafael Falcón en su La vida de los cantamañanas, «…la vida no está para likes y chorradas. Está para solventar asuntos de interés general y para dejar de mirarse el ombligo…». Que es a lo que están –a lo segundo, no a lo primero- Sánchez & Cía.

Ah, por cierto, el término inglés 'traitor', ese sí que no es un false friend. 13/11/2022, Sánchez, en La Vanguardia: «Puigdemont tendrá que rendir cuentas por los delitos cometidos».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios