Borrar
La política sociosanitaria obsoleta del Cabildo
Tribuna libre

La política sociosanitaria obsoleta del Cabildo

Es necesario invertir más en los centros de día, fomentar su creación y asegurarse de que haya una mayor disponibilidad para atender a la alta demanda de usuarios que va a acontecer cada vez más

Carlos A. Culebras Cáceres

Médico especialista en Cardiología, consejero de CC en el Cabildo de Gran Canaria

Sábado, 1 de junio 2024, 09:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Una de las definiciones más completas de la atención sociosanitaria (ATSS) es la atención integral de las personas que necesitan apoyo para

su bienestar físico, mental y social.

La atención sociosanitaria se ha vuelto crucial en España debido al creciente envejecimiento de la población, motivado por una mayor esperanza de vida y una tasa de natalidad reducida. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) nos revelan que la población mayor de 65 años ha aumentado del 8% en 1.960 al 19% actual, proyectándose que en menos de 10 años, superará el 25% de la población total, en Gran Canaria sucede una situación similar. Este cambio demográfico exige respuestas inmediatas y efectivas por parte de todas las instituciones, en tal sentido existe la Ley 16/2019, de 2 mayo, de Servicios Sociales de Canarias que en su articulo 49 y siguientes establece las competencias de los Cabildos Insulares en esta materia.

En 1998 el Cabildo de Gran Canaria crea el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IAS), como órgano ejecutor de las competencias sociosanitarias del propio Cabildo, siendo que para el año 2024 tiene un presupuesto de algo más de 156 millones de euros.

Una de las áreas clave que requiere atención efectiva son los servicios que se dan a las personas mayores, el modelo actual, que se basa fundamentalmente en la residencialización o institucionalización de estos ciudadanos, ha quedado obsoleto y es necesario impulsar un cambio hacia un enfoque que priorice los cuidados intermedios, como lo son las ayudas domiciliarias, centros de día y las viviendas colaborativas.

Esto no significa que las residencias deban desaparecer; todo lo contrario, seguirán siendo necesarias. Sin embargo, es determinante avanzar hacia un modelo que diferencie entre distintos tipos de cuidados y de residencias según los grados de autonomía del individuo.

En este sentido, el Cabildo Insular de Gran Canaria tiene la oportunidad de liderar la innovación en el ámbito de la atención sociosanitaria, promoviendo nuevos modelos de residencias que se adapten a las necesidades específicas de las personas mayores. Un ejemplo de esto son las viviendas colaborativas, que ofrecen un entorno seguro y de apoyo donde los residentes pueden vivir de forma independiente pero también tienen acceso a servicios y actividades comunes que promueven la vida social y el bienestar emocional.

Fomentar la creación de estas viviendas en Gran Canaria sería una forma efectiva de abordar las necesidades de las personas mayores y promover su autonomía y participación en la comunidad. Además, estas viviendas 'coliving' pueden integrarse en nuevos modelos de residencias que ofrezcan una variedad de servicios y niveles de atención según las necesidades individuales de los residentes. Sin embargo, en el Cabildo de Gran Canaria no se está trabajando en esta dirección ni las promociona.

Es fundamental invertir en la formación y capacitación de profesionales de la salud y del ámbito sociosanitario para garantizar que cuenten con las habilidades y el conocimiento necesarios para brindar una atención de calidad a las personas mayores. Esto incluye no solo aspectos técnicos relacionados con el cuidado médico y la gestión de enfermedades crónicas, sino también habilidades interpersonales para brindar apoyo emocional y fomentar la participación activa de los mayores en su propio cuidado. Es una obligación del IAS desatendida de forma recurrente.

Los centros de día son una pieza fundamental en la atención sociosanitaria de las personas mayores. Estos centros ofrecen una variedad de servicios y actividades diseñados para promover la autonomía, la participación social y el bienestar emocional de los usuarios. Desde actividades recreativas y culturales hasta terapias ocupacionales y servicios de fisioterapia, los centros de día proporcionan un entorno seguro y acogedor donde los mayores pueden mantenerse activos y conectados con su comunidad.

Es necesario invertir más en los centros de día, fomentar su creación y asegurarse de que haya una mayor disponibilidad para atender a la alta demanda de usuarios que va a acontecer cada vez más, estos centros deben ser capaces de adaptarse y evolucionar para satisfacer las necesidades cambiantes de la población mayor. Un ejemplo, Japón con una población adulta mayor equivalente a la de España, invierte en los centros de día o diurnos el 63% del coste de la ATSS, en España es solo un 23% y en Gran Canaria es ridículamente más bajo, siendo que su actividad está depositada en los ayuntamientos y normalmente gestionada por entidades del tercer sector o/y mercantiles.

Impulsar más y mejores medidas para adaptar las viviendas a las necesidades de las personas mayores, eliminando barreras arquitectónicas y proporcionando ayudas técnicas, también es esencial para garantizar su autonomía y seguridad en el hogar. Es necesario hacer un ejercicio de introspección para saber lo que se hace en Gran Canaria sobre esta necesidad. Destacar que esta medida reduciría la necesidad de residencializar a las personas mayores.

Además de estas políticas específicas, es importante promover un enfoque holístico de la atención sociosanitaria que tenga en cuenta no solo las necesidades físicas de las personas mayores, sino también sus aspectos emocionales, sociales y espirituales. Esto implica ofrecer programas de actividades y servicios que promuevan el bienestar integral de los mayores, así como fomentar la participación de la comunidad en la atención y el apoyo a este colectivo. Otra necesidad que no está prevista.

La tecnología también desempeña un papel fundamental en la mejora de la ATSS en Gran Canaria. La implementación de sistemas de telemedicina y teleasistencias puede facilitar el acceso de las personas mayores a la atención médica, a la atención social reduciendo los desplazamientos innecesarios. Del mismo modo, el uso de dispositivos de monitorización remota de la salud puede ayudar a identificar de manera temprana posibles problemas y prevenir complicaciones. En los próximos años se introducirá de forma significativa la inteligencia artificial en la ayuda de este colectivo, programas para resolver problemas, comprender ideas, aprender de las experiencias previas serán de una utilidad importante.

A pesar de los incrementos presupuestarios anunciados desde 2015, las políticas sociosanitarias del Cabildo Insular de Gran Canaria, bajo la administración del Partido Socialista, han sido insuficientes y marcadamente continuistas. Durante más de nueve años, las medidas implementadas no han logrado ponerse a la altura de las necesidades de una población mayor en constante crecimiento, que actualmente supera las 220.000 personas en Gran Canaria. Aumentar ligeramente el presupuesto no es suficiente cuando las listas de espera se alargan y la capacidad de las residencias sigue siendo limitada. Estas políticas, repetitivas y obsoletas, no han respondido adecuadamente a la realidad cambiante de los grancanarios mayores, quienes requieren atención más especializada y diversificada. El envejecimiento de la población demanda innovaciones y expansiones significativas en servicios, pero el Cabildo sigue aplicando las mismas estrategias ineficaces año tras año. Es evidente que se necesita una profunda revisión y modernización de las políticas sociosanitarias para evitar que un número creciente de mayores quede desatendido. Les falta un punto de ilusión y ganas en la gestión.

Por último, es necesario seguir insistiendo en fomentar la prevención de enfermedades y la educación en hábitos saludables, desde temprana edad, para llegar a una vejez sana y correcta. Relacionando Educación, Sanidad y Sociedad para lograr una atención integral.

Pero el Cabildo de Gran Canaria no solo está fallando a nuestros mayores, sino también a las personas con discapacidad, que necesitan atenciones especiales. A pesar de que se han destinado fondos adicionales y se han reabierto algunos centros, estas medidas son claramente inadecuadas para abordar la demanda real. La gestión en esta área durante más de nueve años no ha producido ningún cambio significativo que mejore la calidad de vida de estas personas. Las listas de espera continúan siendo largas, y la infraestructura sigue siendo insuficiente, dejando a muchas familias sin el apoyo necesario.

Estas políticas no solo son limitadas, sino que demuestran una grave desconexión con la realidad de los ciudadanos, quienes se sienten abandonados por su administración insular. Es evidente que el Cabildo necesita un cambio radical en su enfoque y estrategias. No se trata solo de aumentar ligeramente los presupuestos, sino de implementar políticas activas y eficaces que verdaderamente atiendan las necesidades de esta población vulnerable. Las medidas actuales no han sido más que parches temporales que no solucionan los problemas de fondo, lo que subraya la urgente necesidad de un viraje completo en las políticas sociosanitarias del Cabildo de Gran Canaria.

Desde mi perspectiva, es fundamental reconocer que no solo es necesario aumentar el gasto en atención sociosanitaria, sino también garantizar que ese gasto se utilice de manera efectiva en este necesario cambio de modelo. No podemos ignorar la realidad de que el modelo actual ha quedado obsoleto y no está adecuadamente preparado para hacer frente a las necesidades de la creciente población de personas mayores en Gran Canaria. Es prioritario que las autoridades competentes en materia de atención sociosanitaria asuman este desafío con seriedad y tomen medidas concretas para promover un sistema más sostenible y centrado en las necesidades individuales de los mayores, se busca un envejecimiento activo.

En resumen, Gran Canaria se enfrenta a importantes desafíos en términos de atención sociosanitaria para sus personas mayores pero también tiene la oportunidad de impulsar un cambio positivo y transformador, es decir vivir con la misma calidad de vida en cualquier etapa de su existencia independientemente de la edad, es posible ser optimista sobre el futuro inmediato, me temo que no.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios