Bromance, self love o anti-amor

Tres planes para un San Valentín alternativo

08/02/2019

Si piensas que el Día de San Valentín no es para todos, es porque no has descubierto el plan perfecto para celebrarlo. Tanto si quieres pasarlo con tu mejor amigo(a), con tu televisor o celebrando tu soltería, aquí te damos tres planes perfectos para pasar un 14 febrero alternativo y perfecto para ti. También puedes inspirarte consultando nuestra pestaña CANARIAS7 Experience.

ETIQUETAS:
Bromance en dos ruedas

¿Por qué no aparcar el coche este San Valentín y dejarte llevar sobre dos ruedas? Si tu compañía ideal para el Día del Amor es tu mejor amigo o amiga, un plan perfecto para vosotros es recorrer la ciudad a dos ruedas en bicicleta, segway o e-bike e ir visitando los lugares más emblemáticos. Incluso puedes planear una ruta por los pueblos del norte a bordo de una Vespa y disfrutar de la isla de otra manera.

Tres planes para un San Valentín alternativo
Entre amigos

Los planes entre amigos para San Valentín pueden ser tan aventureros o tan relajados como quieras y siempre hay opciones fantásticas para divertiros y disfrutar de la soltería.

Los más arriesgados pueden elegir entre una sesión de paintball cargada de adrenalina, un chapuzón en nuestras costas en busca de delfines y ballenas o darle al juego un toque más misterioso con un divertido scape room. Por el contrario, si la idea de diversión es un día de relax, lo mejor es acercarse a un spa y disfrutar de un inolvidable ritual relajante, porque mimarse nunca está de más, y luego aprovechar el día para comer fuera.

Tres planes para un San Valentín alternativo
Cuando tu cita ideal eres tú

Pasar San Valentín haciendo lo que más te gusta te asegura que tendrás un día a tu medida. Además, los expertos concluyen que es necesario saber disfrutar de las aficiones y los tiempos en soledad. ¿Qué te parece hacerlo disfrutando de un buen libro junto al mar mientras te relajas con el sonido de las olas? ¿Y ver un maratón de tu serie favorita acompañado de una buena copa de vino? ¿Por qué no poner música a todo volumen y bailar sin complejos en el salón o sacar a pasear esa cámara que compraste y casi nunca utilizas? Ninguno parece un mal plan.

$!Tres planes para un San Valentín alternativo