Nacional

Un inmigrante amenazó con saltar al mar

11/06/2018

La nave «Aquarius» de la ONG francesa SOS Méditerranée espera instrucciones en alta mar con 629 inmigrantes a bordo, algunos «cada vez más ansiosos», y un hombre ha llegado a amenazar con lanzarse al mar por miedo a regresar a Libia.

Fuentes de la Guardia Costera italiana indicaron a Efe que por el momento no hay información oficial sobre la nave y la ONG informó en Twitter que «por petición de Roma, la nave ‘Aquarius’ está detenida en el mar entre Malta e Italia a la espera de un puerto seguro».

A bordo también hay personal sanitario de Médicos Sin Fronteras (MSF) que ha informado a todos los inmigrantes sobre la situación actual pues «las personas en ‘Aquarius’ están cada vez más desesperadas», escribieron en Twitter.

MSF explicó en esa red social que «un hombre ha llegado a amenazar con saltar por la borda diciendo que tenía miedo de que le devolvieran a Libia», país del que muchos de los inmigrantes zarpan hacia Europa y donde describen toda clase de violencias.

123 menores no acompañados

Entre los 629 inmigrantes hay 123 menores no acompañados, once de ellos niños pequeños, y siete mujeres embarazadas, y MSF apuntó que «muchos necesitan atención médica» y, por lo tanto, su situación requiere «una solución urgente».

Un inmigrante amenazó con saltar al mar
Pulso entre Italia y Malta

El desembarco de todos estos inmigrantes ha originado el pasado sábado un duro pulso entre Italia y Malta, que se negaban a ofrecer un puerto seguro donde acogerlos. Fue el Gobierno de España el que ofreció este lunes el puerto de la ciudad de Valencia (este) para recibirlos. Desde la embarcación, MSF agradeció «el gesto del Gobierno español, pero subrayó que aún se necesitan «instrucciones formales de los Centros de coordinación de Rescate Marítimo de Roma y Madrid».

Y advirtió de que «un viaje de tres días» hasta Valencia «en un barco que supera su capacidad máxima es inseguro».

A la espera de viajar a España

Por el momento, la embarcación sigue a la espera en alta mar, a pesar de que el vicepresidente y ministro del Interior de Italia, el ultraderechista Matteo Salvini, había anunciado que el barco ya navegaba «en dirección a España», algo que calificó de «victoria».

La vicepresidenta de la ONG SOS Méditerranée, Sophie Beau, lamentó en un comunicado esta situación «inédita y preocupante que no debería prolongarse, porque, con 629 personas a bordo, hemos superado la capacidad máxima».

«No podemos comprender que las preocupaciones políticas prevalezcan sobre la situación humanitaria de estos cientos de personas que han sido salvadas de un ahogamiento seguro y que acaban de abandonar el infierno libio», criticó la activista en la nota.

Dos o tres días de navegación

Uno de los cooperantes de la nave, Alessandro Porro, apuntó en una entrevista al «Huffington Post» que para llegar a España se necesitan dos o tres días de navegación y señaló que las provisiones en el barco se están acabando.

Malta ha enviado al «Aquarius» 950 botellas de agua y 800 paquetes de fideos instantáneos y refrigerios, informó MSF.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, apoyado por el Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga, ha convocado esta tarde una reunión con sus ministros con competencias en este asunto para debatir el tema de «la emergencia de la inmigración».

$!Un inmigrante amenazó con saltar al mar