La periodista Elena Sánchez, nueva presidenta de RTVE / RTVE

Elena Sánchez, presidenta provisional de RTVE

El consejo de administración de la corporación, que celebraba este martes una reunión extraordinaria, ha escogido a la periodista en sustitución de José Manuel Pérez Tornero, que comunicaba el lunes su dimisión

CRISTINA VALLEJO Madrid JUANFRAN MORENO

El consejo de administración de RTVE, que este martes celebraba una reunión ordinaria que luego devino en extraordinaria, nombró a la periodista Elena Sánchez presidenta interina de la corporación con el apoyo de los representantes de PSOE, Unidas Podemos y el PNV.

Esta designación, que pone una solución temporal, aunque 'sine die', al descabezamiento de la corporación, tiene lugar después de que el lunes José Manuel Pérez Tornero anunciara su intención de dimitir, pese a que pocos días, en respuesta a una pregunta en el Senado, mostrara su disposición de acabar el mandato.

La mayoría de las quinielas apuntaban a Elena Sánchez como nueva presidenta del ente. Con casi cuatro décadas como trabajadora en RTVE, esta periodista puede presumir de conocer bien los engranajes de la empresa estatal, donde pasó por diferentes responsabilidades y fue, en la década de los 90, una de las caras más reconocidas de la cadena al convertirse en presentadora de los 'Telediarios'. La periodista ingresó en la corporación en 1984 en el área de deportes de los informativos. A finales de los 80, saltó a los 'Telediarios' de TVE, en los que permaneció hasta 1996.

Después continuó en los servicios informativos de RTVE, hasta que en 2008 recibe el encargo de ser la primera defensora de la audiencia de RTVE. Creó una oficina para recoger las quejas, denuncias y sugerencias de los espectadores y oyentes, que después trataba de dar respuesta en el programa mensual 'RTVE responde'. Tras acabar ese mandato, volvió a la televisión.

Bajo las órdenes de la administradora única Rosa María Mateo fue nombrada en 2018 Secretaria General Corporativa de RTVE, posición que ocupó hasta 2020, y accedió después a la presidencia del Observatorio de Igualdad.

Durante este tiempo, presentó su candidatura para liderar el antiguo ente con un proyecto en el que defendía un medio público que garantizase «una información plural, independiente y veraz», y que a la vez sirviera para actuar de «cortafuegos» contra los bulos y ofreciera una programación de entretenimiento de calidad, además de garantizarse una financiación estable. En 2021 fue propuesta por el PSOE para ser consejera de RTVE.

Disputa política

Durante todo el día la dimisión de Pérez Tornero fue objeto de disputa política. Fuentes de Podemos transmitieron que el ya expresidente de la corporación «fue elegido por PSOE y Podemos y se puso a las órdenes del PP; es una buena noticia que se marche de la TV pública después del daño que ha hecho». Patxi López, portavoz parlamentario del PSOE, mientras, defendió el carácter personal de la decisión de Tornero.

El líder nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, cargó contra el Gobierno: «Lo que se ha venido a confirmar con la obligatoria dimisión del director de RTVE es lo que viene ocurriendo en España desde hace meses: la toma de las instituciones por parte del Gobierno», valoró, para comparar esta situación con los movimientos en las cúpulas del CNI o del INE. Feijóo recordó que el nombramiento de Pérez Tornero respondía a un acuerdo entre los grandes partidos en 2021: «Que el Gobierno unilateralmente rompa ese pacto y obligue a cesar a una persona que había sido elegida tras un pacto, acredita que ni siquiera el Gobierno respeta los pactos».

El Consejo de Informativos de TVE emitió un comunicado en el que valoraba el periodo de Pérez Tornero con un «no es positivo» y mostraba preocupación por «la pérdida de apoyo ciudadano, reflejado en las bajas audiencias» de la televisión, «con su marca e identidad desprestigiadas por el continuo acoso y maltrato público que recibe. Entre otros, por parte de todos los partidos políticos. De todos los colores».

Los deberes de Elena Sánchez

Entre las tareas de Sánchez estará la labor de recomponer la confianza del consejo de administración para sacar adelante la programación y los retos más inmediatos de RTVE, empresa que cuenta con más de 6.500 empleados y unos 1.000 millones de euros de presupuesto anual.

La presidencia deberá hacer cambios en la cúpula de RTVE tras la dimisión de Tornero y su mano derecha, José Juan Ruiz, además de nombrar a un nuevo director de Informativos para TVE tras la marcha de Pau Fons en agosto. La nueva etapa también deberá afrontar la renovación y estabilización de la plantilla, además de poner en marcha, tras acordarlo con el Ministerio de Hacienda, las oposiciones para cubrir 767 plazas vacantes, todavía sin fecha próxima de celebración, lo que ha provocado un cierto malestar entre los sindicatos.