Sánchez pide tiempo para exhumar los restos de Franco

18/06/2018

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está dispuesto a tomar la decisión de exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, aunque por el momento ha convenido con la dirección del PSOE que este asunto se aborde «sin urgencias, sin precipitaciones y generando las menores estridencias posibles».

Sánchez encabezó este lunes la primera reunión de la comisión permanente de la ejecutiva del PSOE desde que es presidente, con este asunto sobre la mesa, planteado por el secretario de Justicia, Libertades y Nuevos Derechos, Andrés Perelló, cercano a la corriente Izquierda Socialista.

La idea de Perelló es que el Gobierno convierta en proyecto de ley la propuesta de reforma de la Ley de Memoria Histórica que el PSOE registró en el Congreso hace seis meses y que prevé la conversión del Valle de los Caídos en un centro nacional de memoria, para lo cual prevé sacar de allí los restos de Franco, mientras que los de José Antonio Primo de Rivera se trasladarían a un lugar no preeminente del recinto o al que designe su familia.

La proposición de ley que los socialistas presentaron cuando estaban en la oposición también prioriza la apertura de todas las fosas de la Guerra Civil y el franquismo y establece que sea el Estado el que lidere y asuma esa responsabilidad.

Aunque la dirección del PSOE no ha alcanzado esa mañana ningún acuerdo al respecto, la vicepresidenta Carmen Calvo ha garantizado, a su llegada a la reunión, que el Gobierno dará «cumplimiento a lo que el Congreso ya decidió que se hiciera», que es proceder a la exhumación de los restos de Franco, según aprobó el pleno de la Cámara, también a iniciativa del PSOE, en mayo de 2017.

El momento

La vicepresidenta ha asegurado que la iniciativa del Ejecutivo «irá en los términos en que la propusimos como partido y como grupo parlamentario» y que lo que intentan es «encontrar el modo idóneo para dar respuesta como Gobierno».

Por su parte, el portavoz de la ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, ha afirmado, en la rueda de prensa posterior a la reunión, que «es el momento» de que el Gobierno tome la decisión de exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, aunque ha pedido algo de tiempo.

«Es el momento de tomar esas decisiones y las vamos a tomar, sin urgencias, sin precipitaciones y generando las menores estridencias posibles», ha dicho.

Puente ha asegurado este es un «asunto clave para el PSOE y para el Gobierno, que va a tratar de cumplir la Ley de Memoria Histórica y que estudia cada paso que debe darse para convertir el Valle de los Caídos en un lugar de reconciliación y memoria de todos los españoles».

Mayor consenso posible

Tras apuntar que el Gobierno de Sánchez está estudiando, tanto las iniciativas legislativas que ha presentado sobre este asunto el grupo socialista, como las de otros grupos, ha señalado que «intentará ponerlas en marcha en el plazo más breve posible» y «con el mayor consenso» que pueda.

Ha criticado además que una representante política tan joven como la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, haya planteado este asunto en términos de «confrontación».

«Se trata de actuar como una democracia madura, no de confrontar», le ha replicado, convencido de que no se trata de «revisar cosas» que ocurrieron durante la Guerra Civil y el Franquismo, sino de «cerrar esa página» y de «tomar medidas que conduzcan a la reconciliación y la reparación de agravios en nuestra historia». «El PSOE no va a incumplir sus compromisos en esta materia», ha garantizado.

Al mismo tiempo que hacía este guiño a la izquierda, Puente ha descartado que Podemos vaya a ser el socio «preferente» del Gobierno de Sánchez y ha subrayado que su propósito es «dialogar con todo el mundo».

Ampliar el círculo

A este respecto ha recordado que para derogar la reforma laboral y la «ley mordaza» no basta con la suma de diputados del PSOE y Unidos Podemos, por lo que ha abogado por «ampliar el círculo» de apoyos parlamentarios para conseguir, al menos, derogar los «aspectos más sensibles» de la reforma laboral y modificar los «aspectos más inaceptables» de la «ley mordaza».

La reunión de este lunes ha coincidido con el primer aniversario de la dirección del PSOE, que ha hecho un balance «muy positivo» de este último año, tras el cual el partido ha pasado «de la convulsión a la calma, de la división- incluso del riesgo de fractura- a la unidad, de la oposición al Gobierno, y de estar inmerso en una dinámica que marcaban otros a ser el partido que marca la dinámica en este país».

Puente ha reivindicado que las bases socialistas son las «auténticas protagonistas» de esta etapa del PSOE y ha mostrado su satisfacción por haber conseguido, con «estrategia» y «sin improvisación», que «cuando el país estaba inmerso en una dinámica a la francesa, con todo preparado para el Macron español, la dinámica cambiara a la portuguesa», que es en la que -a su juicio- los socialistas pueden crecer.