Sánchez lleva a Marrakech su compromiso por liderar respuestas a la migración

09/12/2018

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, avalará en la cumbre de la ONU sobre migración de Marrakech el pacto global migratorio que allí se va a rubricar y evidenciará el papel de liderazgo que desea ejercer España para lograr una gestión integral que dé respuesta a un reto que considera prioritario.

Marrakech acoge desde este lunes un cónclave en el que estarán representados dos tercios de los países que forman parte de Naciones Unidas, aunque habrá significativas ausencias como las de Estados Unidos y, por parte de la UE, las de Italia o países centroeuropeos reticentes a una política común migratoria.

Los líderes que acudan a la cumbre suscribirán el "Pacto Global para una migración segura, regular y ordenada", una iniciativa a la que Sánchez ha dado ya su total respaldo.

Lo explicitó recientemente en Buenos Aires, con motivo de la cumbre del G20, donde dijo que España firmaría ese pacto porque el Gobierno considera que la cooperación internacional debe jugar un papel clave en esta cuestión.

En esa reunión de líderes del G20, España, con el apoyo del resto de países europeos presentes en este foro, abanderó las negociaciones para que su declaración final asumiera el fenómeno migratorio como un reto prioritario.

Gestión integral

Ese papel de liderazgo en este asunto es el que, según informan a Efe fuentes del Gobierno, Sánchez desea seguir jugando en foros multilaterales como el que comienza este lunes en Marrakech.

Lo que el jefe del Ejecutivo defiende es la necesidad de una gestión integral de la migración fundamentada en la cooperación internacional, el respeto a la soberanía nacional y a los derechos humanos, la protección de las fronteras y el combate de las mafias que trafican con seres humanos.

Se trata de una posición que viene reivindicando también en la Unión Europea, donde, desde su llegada al Gobierno, ha defendido dar con celeridad pasos hacia una política común migratoria.

Las fuentes citadas recuerdan la decisión de acoger a los 629 inmigrantes del buque Aquarius a los pocos días del relevo en la jefatura del Ejecutivo, y la califican de un "aldabonazo" para el debate comunitario en torno a este asunto.

Esa decisión fue uno de los ejes de la primera intervención de Sánchez ante la Asamblea General de la ONU, el pasado mes de septiembre, en la que defendió su política migratoria y consideró que acoger inmigrantes a la deriva en alta mar lo exige la ley y, además, es "un imperativo moral".

Ante las instituciones comunitarias España ha reiterado igualmente la necesidad de reforzar la cooperación con los países origen y tránsito de la inmigración ilegal.

La ruta más utilizada

Especial atención (incluidos más fondos comunitarios) viene demandando para el país que será anfitrión de la cumbre, Marruecos, ya que considera que ejerce un papel vital en la lucha contra estos flujos migratorios no autorizados.

La ruta entre Marruecos y España ha sido este año la más utilizada por la inmigración ilegal para acceder a Europa, y a territorio español han llegado 52.678 personas de forma irregular, según las últimas estadísticas de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Sánchez ha elogiado de forma reiterada los esfuerzos marroquíes en este ámbito y recientemente trasladó ese agradecimiento en persona tanto al Rey Mohamed VI como a su primer ministro, Saadedín Al Othmani.

Fue el pasado 19 de noviembre cuando mantuvo sendas reuniones con ambos en Rabat, por lo que su viaje mañana a Marrakech será el segundo que realice a Marruecos desde que accedió a la Presidencia del Gobierno.

Ausencias

Con Mohamed VI volverá a verse Sánchez este lunes, ya que el monarca marroquí ofrecerá un almuerzo a los jefes de las delegaciones asistentes a la cumbre.

El Gobierno lamenta las ausencias que habrá en ella y considera que, al no ser vinculante y no imponer obligaciones, no hay razones para las reticencias de algunos países a suscribir el pacto global por la migración aduciendo que conllevará una pérdida de soberanía nacional.

También expresa su decepción por el hecho de que la Unión Europea no acuda con una voz común a esta cita y recalca la necesidad de hacer frente a los discursos xenófobos contra la inmigración que están alentando partidos de ultraderecha.

Ayer, en su intervención en el Congreso de los socialistas europeos celebrado en Lisboa, Sánchez (en pleno debate sobre el futuro gobierno andaluz y la posibilidad de un acuerdo del PP y Ciudadanos con Vox), alertó del auge de la extrema derecha e instó a liberarse de las cadenas del autoritarismo.