Carles Puigdemont. / AFP/vídeo: Atlas

Puigdemont se reunió con un emisario de Putin antes de declarar la independecia

El enviado del Kremlin habría ofrecido ayuda económica y militar a la Cataluña independiente

CRISTIAN REINO Barcelona

La oficina del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, confirmó este lunes que el dirigente nacionalista mantuvo una reunión con un ciudadano ruso, supuesto emisario del Kremlin, la víspera del 27 de octubre de 2017, el día que el Parlamento catalán declaró la independencia de manera unilateral. El encuentro lo organizó el exsecretario de relaciones internacionales de Convergència, Víctor Terradellas, investigado por la justicia. Asistieron el exdiplomático ruso, Nikolay Sadovnikov, otro ciudadanos ruso, Sergei Motin, y un español, Jordi Sardà. La reunión fue en el Palau de la Generalitat.

Según 'El Periódico', el presunto enlace con Putin habría ofrecido ayuda millonaria a la eventual Cataluña independiente, así como el apoyo de 10.000 soldados rusos. Como contrapartida, reclamaba del Govern poner en marcha un sistema de criptomonedas en Cataluña.

Un juez de Barcelona investiga desde hace años la supuesta trama rusa del 'procés'. Este próximo miércoles interrogará a Terradellas. En la investigación del 'caso Volhov' constan conversaciones de Terradellas con otros dirigentes nacionalistas donde da cuenta de que un jefe de un grupo ruso ofreció a Carles Puigdemont «contar con 10.000 soldados y pagar toda la deuda catalana» para apoyar la independencia de Cataluña, pero que el expresident «se cagó», según recogió el auto.

En la oficina de Puigdemont confirman el encuentro, pero no dan ninguna «credibilidad» a las supuestas ofertas de los rusos ni siquiera que fueran emisarios del Kremlin. Eso sí, la cita fue en el Palau de la Generalitat. La iniciativa partió de Terradellas y no fue un encargo del expresidente. 'El Periódico' cita un informe de inteligencia que sitúa a Sadovnikov como presunto intermediario oficioso de Moscú en Siria e lrán con «cierta proximidad» a Putin.

El entorno de Puigdemont ha flirteado con el Kremlin en los últimos años. Informes de inteligencia aseguran que Josep Lluís Alay, estrecho colaborador de Carles Puigdemont, viajó a Moscú en el año 2019 para buscar el apoyo de Rusia a la independencia de Cataluña. En concreto, según publicó este domingo 'The New York Times', Alay, que es el jefe de la oficina que tiene Puigdemont como expresidente de la Generalitat, se reunió en Rusia con funcionarios rusos, exagentes de inteligencia y con el nieto de un espía del KGB.

El objetivo era garantizar la ayuda rusa para lograr la independencia. Algunos de los funcionarios con los que Alay se reunió en Moscú están «involucrados en lo que se ha conocido como la guerra híbrida del Kremlin contra Occidente», según la información que publicó el rotativo de EE UU. Una estrategia de desestabilización política, entre otros contra la UE, que emplea propaganda y desinformación. El Parlamento Europea ha aprobado investigar todos estos movimientos

A los meses de las visitas de Alay a Rusia, estallaron las protestas en Cataluña contra la sentencia del 'procés'. La más multitudinaria fue la que protagonizó la plataforma Tsunami Democrático.