José Luis Ábalos, ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE. / EFE

El PSOE desdeña la iniciativa de Podemos para despenalizar el enaltecimiento del terrorismo

Ábalos afirma que no se trata de que «no pase nada» sino de fijar penas que no sean privativas de libertad para casos como el del rapero Pablo Hasél

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERAS Madrid

El PSOE no asumirá la proposición de ley registrada en el Congreso por su socio de Unidas Podemos para eliminar del Código Penal los delitos de injurias a la Corona, injurias a los poderes del Estado, contra el sentimiento religioso o enaltecimiento del terrorismo. La iniciativa es vista con enorme recelo por los ministros con formación jurídica del ala socialista del Gobierno, que ya marca distancias.

El ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, apuntó hoy que la perspectiva con la que su partido se aproxima al debate surgido a raíz de que el juez decretara orden de prisión para el rapero Pablo Hasél es la de que los delitos relacionados con excesos en la libertad de expresión han de ser punibles aunque la sanción aplicable no sea la privación de libertad.

«Hay algunos empeñados en que no pase nada y otros en que la solución pase por la cárcel; nosotros consideramos que puede haber reproche porque hay bienes jurídicos que interesa proteger», subrayó en una entrevista en la Ser Cataluña.

La posición sobre este asunto, al que las dos formaciones de Gobierno conceden una enorme importancia en plena campaña de las catalanas por tratarse de un tema sensible para su electorado, ha vuelto a tensar las costuras de la coalición. Al calor del manifiesto firmado por 200 artistas, entre ellos Joan Manuel Serrat o Pedro Almodóvar, a favor de la libertad para Hasél, Moncloa anunció el lunes su intención de revisar la legislación, pero sus socios ya tenían lista una proposición que les pone en apuros.

El PSOE dispone aun así de cierto margen para capear el asunto. En principio, Unidas Podemos tendría cupo para poder llevar al pleno su proposición el 23 de febrero siempre y cuando obtuviera la conformidad de los demás grupos en la Junta de Portavoces del martes anterior (la Mesa no va a poder calificarla hasta ese mismo martes 16 y por lo tanto no estará oficialmente publicada). Si alguien pusiera alguna pega, sin embargo, los de Iglesias tendrían que esperar ya hasta mediados de mayo, cuando les volvería a tocar turno.

Golpe mediático

En la dirección del grupo parlamentario socialista aseguran que todavía no han analizado el asunto y que ni siquiera se han sentado a leer el texto de sus socios, que ya ha hecho saltar las alarmas de las asociaciones de víctimas del terrorismo, pero fuentes de la vicepresidencia primera del Gobierno se muestran tajantes. «Nosotros no trabajamos a golpe mediático en temas de esta naturaleza. Nos obligan las sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos; así que lo que se plantee lo planteará el Ministerio de Justicia y con rigor, como siempre», dicen.

Es la misma idea que ya dejó caer el martes, tras la reunión del Consejo de Ministros, la ministra portavoz, María Jesús Montero, quien, por otro lado, también apuntó que replantear la consideración que se da a delitos como los cometidos por el rapero Hasél (enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona) no implica en ningún caso renunciar a tipificar como tal la apología del franquismo, un viejo compromiso de los socialistas reafirmado al comienzo de esta misma legislatura por la vicepresidenta Carmen Calvo.