Garriga, Ortega Smith y Olona, durante una manifestación en Barcelona. / R. C.

Vox atribuye su crisis interna a «intrigas palaciegas» inventadas por los medios

Ortega Smith asegura que los cambios en la cúpula del partido se sitúan dentro de la «normalidad»

ANDER AZPIROZ Madrid

Vox trató este viernes de escenificar paz interior dentro del partido un día después de que Santiago Abascal apartase a Javier Ortega Smith de la Secretaria General. La formación ultraconservadora, poco dada a confraternizar con los medios de comunicación, se lanzó ante las cámaras para justificar el relevo en la cúpula de la formación..

El primero en salir a la palestra fue el ya ex número dos del partido. En una entrevista en Telemadrid, Ortega Smith situó dentro de la «normalidad» los cambios internos y acusó a los medios de inventarse disensiones en Vox para perjudicar sus opciones electorales. «Somos un partido unido, defendemos unas mismas ideas. Y encima somos amigos, compañeros, con lealtad», trató de zanjar.

Poco después llegó el turno del nuevo secretario general. Ignacio Garriga aseguró de puertas afuera que su antecesor «ha dejado el listón muy alto y ahora toca intentar mejorar lo recibido». El líder de Vox en Cataluña coincidió con Ortega Smith en atacar a los periodistas y acusarles de crear «crisis palaciegas» ficticias. «Todo este tipo de especulaciones –dijo Garriga– forman parte de una campaña orquestada y una clara voluntad que busca debilitar a la verdadera alternativa que puede devolver la esperanza, bienestar y prosperidad a todos los españoles». El secretario general reveló que Ortega Smith le deseó suerte durante una conversación telefónica ante «la ingente labor» que tiene por delante.

Vox se escuda en que el antiguo secretario general debe centrarse en el Ayuntamiento de Madrid, al que repetirá como candidato. Es, además, el primer cabeza de lista confirmado por la formación de cara a las municipales del próximo mayo. El peligro es que, si el PP de José Luis Martínez-Almeida alcanza la mayoría absoluta que le vaticinan algunas proyecciones, Ortega Smith quedará relegado a la irrelevancia en el consistorio de la capital y con su inclusión en las listas al Congreso en el aire de cara a las generales.

La traumática salida de Olona

La crisis en la formación de Abascal comenzó con la abrupta salida de Macarena Olona tras su fiasco en las pasadas elecciones andaluzas, un paso dado, supuestamente, por sus problemas de la salud. No obstante, el amago de Olona de conformar una opción ultraconservadora al margen de Vox ha dado lugar a que voces críticas con la dirección hayan aireado las malas relaciones entre la excandidata andaluza y el ex secretario general al que se ha acusado de dirigir el partido con mano de hierro. Ortega Smith niega los roces entre ambos y que estos hayan sido la causa de su salida de la Secretaria General.