Toni Cantó, en un acto del Partido Popular en el año 2021 / EFE

Madrid no tiene sustituto para Cantó y declara que no le urge cubrir el puesto

Toni Cantó anunció ayer que abandona la dirección de la Oficina del Español, cargo que ocupaba desde la creación del organismo por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO

Toni Cantó, en plena vorágine informativa por el fallecimiento de la reina Isabel II, anunció que abandonaba la dirección de la Oficina del Español, cargo que ocupaba desde la misma creación del organismo, a finales de junio de 2021, por el Gobierno de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Cantó avanzó que en breve emprenderá un nuevo proyecto profesional.

La consejera de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, ha explicado esta mañana que por el momento no tienen sustituto para el puesto de Cantó. No se ha mostrado «preocupada» por ello porque «toda la actividad está cerrada hasta el mes de enero». Rivera de la Cruz ha declarado que no tienen prisa por encontrar relevo.

Fuentes de la Consejería de Cultura, en declaraciones a este periódico, explican que la Oficina del Español continuará en funcionamiento, que a corto plazo no hay previsto un fichaje para su dirección y que las competencias de Cantó las asumirá la consejera Rivera de la Cruz.

El actor desembarcó en Madrid para las elecciones del 4 mayo de 2021. Génova, entonces comandada por Pablo Casado, se encargó de que Isabel Díaz Ayuso, que había manifestado que en los primeros puestos de la lista deseaba que se incorporaran los consejeros y las consejeras de su Gobierno, lo incluyera como número cinco. Pocos días antes, Cantó había dejado Ciudadanos, en concreto, coincidiendo con la tormenta desatada por el efecto mariposa que demostró ser la fallida moción de censura de Murcia. También había renunciado a su acta de diputado en las Corts valencianas. Con anterioridad, el actor había militado en las filas de la UPyD de Rosa Díaz.

Pero ese plan de convertirse al menos en diputado autonómico y, quizás, también en potencial consejero del Ejecutivo de Díaz Ayuso hizo aguas pronto. La justicia anuló la inclusión de Cantó en la lista porque no estaba empadronado en la Comunidad de Madrid antes del 1 de enero de 2021, que es lo que marca la ley electoral para poder presentarse a las elecciones.

En un movimiento que pareció un premio de consolación para Cantó o una compensación por quedarse finalmente fuera de la Asamblea de Madrid después de haber sido muy activo durante la campaña electoral, Isabel Díaz Ayuso creaba a finales de junio de 2021 la Oficina del Español para colocar a Toni Cantó al frente con un salario de 75.000 euros al año.

La creación del nuevo organismo y el fichaje de Cantó para dirigirlo fueron polémicos desde el principio: no se veía su necesidad, dado que su misión se solapaba por ejemplo con la del Instituto Cervantes, tampoco se veía idóneo el perfil de la persona que se había puesto al frente y no se le conocía equipo. Asimismo, el propio Cantó se ha caracterizado por hacer bandera del discurso que aboga por la eliminación del gasto público superfluo y el cierre de organismos con supuesta poca aportación. Además, con el paso del tiempo, son pocas las actuaciones que han trascendido en este año y dos meses que lleva operativo. Por su relumbrón destacó el festival 'Hispanidad', en coincidencia con el 12 de octubre.

La Oficina del Español se creó con la misión de promocionar a la Comunidad de Madrid como capital europea del español; la interlocución con instituciones públicas y privadas para impulsar las oportunidades económicas del español o promoción de estudios, jornadas y encuentros que fomenten el debate en torno a la potencialidad cultural, económica y social del español.

La salida de Cantó tiene lugar apenas meses antes de que tenga que comenzar a hablarse de las elecciones municipales y autonómicas del próximo año y de la configuración de las listas.