El presidente español, Pedro Sánchez, saluda al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, este lunes en la sede de la ONU. / s. yenesel / efe

Sánchez traslada a la ONU el compromiso de España por la crisis alimentaria

El presidente del Gobierno se reúne con el secretario general de Naciones Unidas y advierte que las acciones de Rusia «son una amenaza para el mundo en su conjunto»

MERCEDES GALLEGO Corresponsal en Nueva York

Por primera vez en tres años, la Asamblea General de la ONU reúne esta semana a los líderes del mundo de forma presencial. Muchos, incluyendo el anfitrión, Joe Biden, no podrán inaugurarla debido al inesperado conflicto de agenda que presenta el entierro de la Reina Isabel II, pero en el caso de España los monarcas Felipe VI y la Reina Letizia liberan al presidente del gobierno, que pudo así aterrizar ayer en Nueva York.

La primera reunión de Pedro Sánchez en la Gran Manzana fue con el secretario General de la ONU, António Guterres, con quien se ha aliado para buscar una respuesta a la crisis alimentaria que presenta la guerra de Ucrania. Guterres está dedicado a facilitar la salida de los barcos mercantes que reparten la mercancía del granero de Europa a los países más necesitados que viven de la beneficencia de la ONU. Por eso ha visto con buenos ojos y ha impulsado la iniciativa española de celebrar de forma paralela a la cumbre de alto nivel de la Asamblea General, que se inicia hoy, una Cumbre Global de Seguridad Alimentaria.

Sánchez copresidirá la cumbre junto al secretario de estado estadounidense, Anthony Blinken, el copresidente del Consejo Europeo Charles Michel, el ex canciller alemán Olaf Scholz, y el italiano, Gustavo Preto. La crisis derivada de la invasión de Ucrania será el eje de esta Asamblea, a lo que no tiene previsto acudir Vladimir Putin pero si Zelenski.

El presidente del gobierno repasó la situación de la guerra y sus consecuencias, entre las que concordó con el secretario general de la ONU en que los países menos favorecidos que no dispusieron de los medios adecuados para enfrentar la pandemia son los que más sufrirán las consecuencias. Será como un doble zarpazo después de la covid, que no les permitirá levantar cabeza si el mundo no aprovecha la oportunidad que se presenta esta semana en Nueva York.

La primera jornada de Sánchez en la gran manzana incluso un encuentro bilateral con el líder palestino, una reunión fuera de agenda cerrada a última hora. El presidente palestino le transmitió su frustración por la falta de avances en el proceso de paz de su región, donde las negociaciones se han congelado.

Fue el precalentamiento para la intensa jornada que le espera hoy, cuando sostendrá bilaterales con Irak, Niger, Pakistán y Bolivia.