El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hoy, en Soria / ep

Sánchez defiende que su gestión democratiza la energía y empodera al consumidor

El presidente advierte a quienes «claman por bajadas indiscriminadas de impuestos» «que miren al Reino Unido para ver las consecuencias de esa política económica»

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO

Entre las protestas que se escuchaban de fondo en el mitin que el PSOE ha celebrado este sábado en Soria, y sobre las que el alcalde de la ciudad, Carlos Martínez, ha ironizado afirmando que era normal que la gente le pidiera al Partido Socialista, porque si no, a quién le iban a reclamar, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reivindicado la gestión de su Ejecutivo de los últimos cuatro años.

El presidente ha hecho hincapié en las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis de los precios energéticos desatada por la guerra que inició Vladimir Putin con la invasión de Ucrania. Y ha sacado pecho porque está aumentado la autonomía energética del país, se está haciendo frente al chantaje energético de Putin y también se está democratizando la energía. En este punto se ha detenido para afirmar que el Partido Popular quiso frenar durante sus gobiernos que los ciudadanos se empoderaran ante las corporaciones energéticas y ha recordado por ejemplo el 'impuesto al sol' que implantó el PP.

Entrando en detalle sobre las medidas adoptadas en materia energética, Sánchez ha recordado que la excepción ibérica (la ruptura de la ligazón entre la evolución de los precios del gas y la factura eléctrica) ha ahorrado 2.900 millones de euros a los consumidores y ha supuesto que el precio que se paga en España por el MWh sea entre un 35% y un 50% inferior al que se abona en otros países.

También ha explicado cómo se está tratando de convertir a España en un país más autónomo energéticamente con la apuesta por las energías renovables. Así, ha desgranado que durante los últimos cuatro años se ha multiplicado por doce la capacidad instalada en energía eólica, por 142 la fotovoltaica y por 410 el autoconsumo.

El presidente ha destacado la importancia del autoconsumo, «no sólo porque nos hace más autosuficientes, sino también porque democratiza la energía y resta poder a las corporaciones energéticas».

Pedro Sánchez ha reiterado que durante la crisis energética su Gobierno va a «volcar todos los recursos para defender a la clase media y a los trabajadores». Y ha recuperado el viejo lema de la pandemia «que nadie se quede atrás», para lo cual ha asegurado que su gobierno tiene «objetivo, método y compromiso».

También ha reclamado la importancia de dar certezas ante las incertidumbres y ha enumerado cómo su Ejecutivo ha dicho sí a la subida al SMI, a la revalorización de las pensiones con el IPC o a los nuevos impuestos a las energéticas, las entidades financieras y los grandes patrimonios, mientras «otros» se mantienen «en la ambigüedad calculada», en alusión al PP, aunque, ha añadido, «ya sabemos muy bien lo que piensa y qué intereses defiende y qué intereses no defiende, que son los de la mayoría social».

El presidente se ha referido además a los últimos acontecimientos del Reino Unido: «Los que durante la pandemia pedían más ayudas claman por bajadas indiscriminadas de impuestos. Que miren al Reino Unido para ver las consecuencias de esa política económica», ha advertido.

En esta línea, ha defendido los nuevos tributos diseñados por el Ministerio de Hacienda: «Nos llamaban bolivarianos, pero hasta los gobiernos de derechas están poniendo impuestos a las grandes energéticas». Y ha reivindicado los más de 3.000 millones de euros que se van a recaudar con las nuevas figuras tributarias: «Las políticas públicas se tienen que financiar con ingresos públicos, con impuestos, singularmente de los que más tienen». «Hay que tratar de forma desigual a quien es desigual. Quienes más tienen más tienen que contribuir. Y quienes menos tienen, más tienen que recibir de quienes más tienen. Eso hace el PSOE donde gobierna», ha argumentado el secretario general del Partido Socialista.

En lo relativo a las pensiones, ha asegurado que éste no es «el problema en España», sino que «los que tienen un problema con las pensiones es la derecha política, económica y mediática, que quiere convertir en mercancía lo que es un derecho». Y, a continuación, ha lanzado que «el PP no deja claro si va a revalorizar las pensiones; es ambiguo, no habla claro». Y eso que el Partido Popular respaldó la renovación del Pacto de Toledo que garantizaba la revalorización de las pensiones con la inflación, con la única excepción del grupo parlamentario de Vox. También ha resaltado que el gasto en pensiones representa en España el 12% del PIB, por debajo de lo que suponen en Alemania (16%) o Portugal (14%).

También ha tratado de resolver la aparente contradicción sobre cómo es posible combinar la rebaja del déficit público, la subida de las pensiones con el IPC y la contribución a la hucha de las pensiones que contempla el proyecto de Presupuestos: «Tiene que ver con la creación de empleo intensa», con que ya hay más de 20 millones de cotizantes a la Seguridad Social y con que «se puede competir en el mundo con calidad en el empleo».