Pedro Sánchez y Juan Espadas en un mitin del PSOE este sábado en Dos Hermanas (Sevilla). / EFE

Sánchez agita el 'caso Kitchen' en el aniversario de la moción de censura

El presidente del Gobierno respalda a Juan Espadas en un acto del PSOE en Dos Hermanas (Sevilla) en la recta final de la precampaña en Andalucía

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

El ciclo electoral no da respiro y los partidos maniobran para llegar en forma a la cita del 19 de junio en Andalucía. El PSOE, cuando está a punto de cumplirse el cuarto aniversario de la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy de la Moncloa, vuelve ahora a agistar el fantasma de la corrupción y el 'caso Kitchen' con el que dañó al PP por aquél entonces. En un acto de precampaña en Dos Hermanas (Sevilla), el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha cargado contra los populares, a los que ha acusado de «financiarse ilegalmente para mantenerse en el poder». «Cuando están en el Gobierno, corrupción, y cuando están en la oposición, crispación. Esta es la realidad», ha afirmado en un acto de respaldo al candidato socialista, Juan Espadas, y en el que estaban presente otros ministros como la titular de Ciencia, Diana Morant, y la de Industria, Reyes Maroto.

El argumento de la corrupción popular parece marcar la línea socialista en esta etapa de legislatura en la que el Gobierno se ha visto acorralado por los casos de espionaje a líderes independentistas catalanes y vascos y en la que su relación con Esquerra, uno de los socios más cercanos, atraviesa su peor momento. El jueves pasado en el Congreso, durante su comparecencia para dar explicaciones por el 'caso Pegasus', Sánchez ya dedicó 25 minutos de su intervención inicial a desgranar los casos judiciales que afectal al PP, y este sábado en Dos Hermanas ha seguido por la misma línea al tiempo que destacaba el «papel regenerador» de su Ejecutivo en estos últimos cuatro años. «Hemos sacado la corrupción de la vida política española. Si tuviera que resumir lo que fue la moción de censura hace cuatro años sería con las necesidades de la sociedad española: contar con un Gobierno ejemplar y social. La principal preocupación de los ciudadanos es la desigualdad. Tras la crisis de 2008 se multiplicó con las políticas neoliberales a las que el PP se apuntó», ha zanjado.

La campaña en Andalucía es vital para el PSOE, aunque las encuestas no acompañan a Espadas en la carrera hacia el Palacio de San Telmo y apuntan a un mayoría de PP y Vox. Hasta el momento, Sánchez ha estado en dos actos de precampaña. El pasado domingo 22 de mayo, en un mitinen Granada, también junto al candidato, donde afirmó que la elección es «entre derechos o derechas». En este caso, ha visitado Dos Hermanas, la ciudad en la que el presidente anunció su intención de recuperar la secretaría general del partido tras la crisis del 1 de octubre de 2016 que le desalojó de Ferraz. El municipio sevillano, considerado un fortín socialista, también fue el elegido para abrir la campaña a las generales del 28-A de 2019.

Durante el mítin, el jefe del Ejecutivo ha recalcado la reforma laboral, que fue aprobada in extremis en el Congreso gracias al voto erróneo de un diputado del PP, como uno de los logros de la legislatura. JMe ha llamado la atención durante estos meses a gente escuchar que es normal que un camarero trabaje 12 horas al día, los que lo dicen suele ser gente que no pega un palo al agua. O quejarse de que el salario mínimo esté en mil euros al mes, y luego gana millones de euros con sus compañías. Por eso es tan importante la existencia del Partido Socialista, hay que proteger a la clase media de nuestro país y echar una mano a los más vulnerables. La gran diferencia entre la izquierda y la derecha se resume en que cuando vienen mal dadas la izquierda protege y la derecha recorta», ha señalado.