Sánchez interviene durante la sesión de control. / EFE

Sánchez y Aragonès, dispuestos a reactivar la mesa de diálogo

El candidato a la Presidencia de la Generalitat confía en ser investido cuanto antes para reactivar la negociación, en la que no renunciará a la autodeterminación y la amnistía

CRISTIAN REINO

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el candidato a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, han coincidido esta mañana en que es necesario reactivar la mesa de diálogo para buscar una salida al «conflicto catalán». Dos horas después de que Sánchez, desde el Congreso y en respuesta a Gabriel Rufián, se haya comprometido a reanudar el diálogo con la Generalitat para encauzar el la cuestión catalana, siempre a la espera de que haya un nuevo ejecutivo autonómico, Aragonès le ha replicado en rueda de prensa que confía cuanto antes volver a sentarse en la mesa «bilateral» para abordar cuestiones del día a día y también las negociaciones para buscar una «solución al conflicto político». «Cataluña necesita soluciones políticas», ha asegurado el vicepresidente de la Generalitat, inmerso en plena negociación con Junts para la investidura, cuya votación está prevista para el viernes 26 de marzo en primera ronda y para el 28 en segunda.

Aragonès se ha mostrado confiado en que los equipos negociadores de la Moncloa y la Generalitat serán capaces de «encontrar la fórmula» que desencalle el conflicto. «Saldremos de esta con democracia, decidiendo nuestro futuro y con la libertad de los presos», se ha conjurado. El líder de Esquerra ha insistido en que la parta catalana no renuncia a la autodeterminación y la amnistía. Pedro Sánchez ha señalado que está a la espera de reactivar la negociación con el nuevo Ejecutivo catalán para poder «encauzar» el «conflicto» por vías «democráticas y legales». «Estamos a la espera de poder poner en marcha la comisión bilateral de negociación entre la Generalitat y el Gobierno», ha asegurado Sánchez. Aragonès ha replicado que la mesa de diálogo ya era bilateral, pero que también hay otras cuestiones sobre las que negociar, más propias de la comisión bilateral Gobierno-Generalitat.

Ley de Amnistía

Las palabras de Sánchez han llegado un día después de que el independentismo registrara en la Cámara catalana una propuesta de ley de amnistía y cuando crecen los temores en el secesionismo por que el Gobierno aparque la carpeta catalana sine die a la espera de pase la situación convulsa de la política española. Rufián amenazó días atrás a Sánchez - y hoy lo ha vuelto a hacer- con retirar el apoyo de ERC al Ejecutivo y esta mañana el portavoz de Esquerra ha preguntado al Gobierno con quién pretende aprobar las leyes, con ERC o con el «outlet de la derecha».

Para que la mesa de diálogo vuelva a ponerse en marcha de nuevo, un año después, pues permanece en la nevera tras el estallido de la pandemia, Aragonès necesita formar gobierno cuanto antes. El dirigente de Esquerra ha confiado en el acuerdo con Junts cuanto antes, pero no ha querido fijar fechas. «Cuanto antes se inicie la legislatura mejor, para abordar» todas las cuestiones pendientes», ha expresado, en un acto junto al Ayuntamiento de Barcelona, en el que la Generalitat se ha comprometido a derribar dos viejas prisiones de mujeres de la capital catalana para levantar una de aquí a 6 años.