Almeida y la delegada del Gobierno se enzarzan por la gestión de la pandemia

El alcalde de Madrid ha criticado el «espantajo jurídico» en el que se ha convertido España tras el fin del estado de alarma

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la nueva delegada del Gobierno, Mercedes González, han protagonizado este miércoles un intercambio de reproches por el fin del estado de alarma y la gestión que ha hecho la Comunidad y el Ejecutivo central de la pandemia. Ambos dirigentes han sacado a relucir sus discrepancias como si fueran 'Pimpinela' para estupefacción de los periodistas presentes. «De aquí sacamos un disco de 'Pimpinela'», ha señalado González en referencia al famoso dúo que escenificaba peleas en sus canciones.

Para la exconcejal socialista, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso «está escurriendo el bulto», mientras que pel regidor cree que el Gobierno central «tiene que hacer una reflexión» cuando las comunidades autónomas le dicen que «no tienen instrumentos» tras el estado de alarma. «Bueno, pues se acabó la cordialidad. El carajal está en la Comunidad. Tienen instrumentos necesarios para atajar el covid a la madrileña», ha respondido la delegada del Gobierno, que ha asegurado que «va a defender cada patada al Gobierno de Pedro Sánchez» que le dé el también portavoz nacional del PP.

Almeida ha criticado el «espantajo jurídico» en el que se ha convertido España tras el fin del estado de alarma y ha lamentado el «cachondeo» con el que la Moncloa abre la puerta y anima a las comunidades a pedir el estado de alarma. «Es de cachondeo que el mismo Gobierno de Pedro Sánchez dijera hace tres semanas, en campaña, que decaía el estado de alarma y ahora, dos días después, diga a las comunidades que si quieren que pidan el estado de alarma. Los españoles no se merecen esto», ha aseverado.

«Lleváis meses implantando la idea de que las medidas del Gobierno son restrictivas y lo que necesitaba la gente era libertad. Pues ahora cuando Madrid tiene las competencias no quiere ejercerlas», ha dicho la delegada del Gobierno, que ha dejado claro que «no hay toque de queda porque Madrid no ha querido».