Elías Bendodo / EP

El PP reta a los barones socialistas críticos con la reforma de la sedición

El coordinador general del PP, Elías Bendodo, invita a los líderes regionales del PSOE que han criticado la «derogación» de ese delito que pidan la celebración de un comité federal del partido y que ordenen a los diputados y senadores de sus circunscripciones que voten en contra

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO

El Partido Popular dio un paso más este domingo en su ofensiva contra el Gobierno y contra la reforma del Código Penal que incluye la eliminación del delito de sedición para sustituirlo por el de desórdenes públicos agravados. Éste es el filón que ha encontrado el Partido Popular para centrar la larga precampaña electoral hasta la celebración de los comicios autonómicos y municipales de la próxima primavera. Desde Guadalajara, el coordinador general del PP, Elías Bendodo, retó al presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García Page, así como al de Aragón, Javier Lambán, o al de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, a que se desmarquen «con hechos y no con palabras» de la iniciativa del Gobierno dando «instrucciones inmediatas» a los diputados y senadores de sus respectivas regiones para que voten en contra de la proposición de ley que presentaron el pasado viernes los grupos parlamentarios del PSOE y de Unidas Podemos para reformar el delito de sedición.

Este viernes, Emiliano García-Page se mostró muy crítico con la propuesta de reforma del delito de sedición y afirmó: «Estamos en plena escalada de precios y lo único que se abarata es el ataque a la Constitución». Manifestó explícitamente que no compartía la propuesta: «No comparto el planteamiento, esto no significa para nada que no busquemos entre todos la mayor convivencia en Cataluña. Pero lo que pasó es muy grave». Por su parte, Lambán también expresó su disconformidad: «Estoy en contra de la reforma del delito de sedición pero jamás aceptaré lecciones del PP porque no tienen ninguna autoridad moral para hablar de sedición». Vara, por su parte, valoró: «No me gusta nada de lo que le guste al independentismo».

Ante estas declaraciones, el coordinador general del Partido Popular instó a estos barones regionales a que trasladen a los diputados y senadores correspondientes a esas comunidades autónomas a que voten en contra de la proposición de ley presentada el pasado viernes. Bendodo también conminó a esos líderes regionales socialistas a pedir la celebración de un comité federal del PSOE «para que cada región y cada miembro pueda dar su opinión y que se vote si está a favor o en contra del disparate».

Bendodo añadió que «confía en que exista un PSOE de bien», que se parezca a aquel del que se celebran cuarenta años (en referencia al aniversario del primer triunfo socialista, en 1982, con Felipe González al frente). El socialismo, afirmó Bendodo, «tiene una oportunidad de oro para redimirse» porque, añadió, «con este partido sanchista es imposible llegar a acuerdos».

«El PP va a estar a la altura de este país. Los diputados socialistas deben estarlo también», insistió el coordinador general del PP, para referirse, en concreto, a los de los territorios donde los líderes territoriales «por miedo al desgaste» ante las próximas elecciones autonómicas y municipales, explicó, se han colocado contra la reforma del delito de sedición: «Todos esos diputados tienen la posibilidad de colocarse del lado de su líder regional y votar en contra».

Dado que estaba en Castilla-La Mancha, el dirigente popular apeló directamente a Page, para que «reflexione»: «La abolición del delito de sedición es una andanada contra el espíritu de la transición. Page tiene que elegir si es cómplice de Sánchez o no lo es». Bendodo criticó al presidente castellano-manchego por ponerse «en la zona templada», cosa, que dijo, «no cabe»: «Si es cierto que Page está en contra de este beneficio al independentismo catalán, tiene que demostrarlo, no vale con palabras».