Borrar
La ministra de Igualdad, Irene Montero, hoy en el Congreso, tras el debate sobre la ley trans EP
El PSOE recibe críticas de derecha e izquierda en el último debate de la ley trans

El PSOE recibe críticas de derecha e izquierda en el último debate de la ley trans

Los socialistas y Unidas Podemos vuelven a chocar a propósito de la norma en la víspera de su aprobación en el Congreso

Miércoles, 21 de diciembre 2022, 16:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La ley trans, en su última fase de tramitación parlamentaria -este miércoles se ha debatido en el Congreso de los Diputados y mañana se vota-, sigue levantando ampollas y continúa siendo argumento de disputas cruzadas en el arco parlamentario. Y el Partido Socialista es el eje en el que pivotan todas ellas: en él convergen las críticas tanto de la derecha como de la izquierda, de los socios parlamentarios tradicionales del Gobierno en esta legislatura y también de la oposición.

Al PSOE le siguieron recordando las enmiendas que presentó sobre los menores trans para que a todos los menores de 16 años les vise un juez su cambio registral de sexo. Aunque las críticas que recibió fueron en sentidos diversos. Así, desde EH Bildu Isabel Pozueta recordó el llamamiento que se les hizo a los socialistas para que retirase esas enmiendas y que se alegraron de que no concitaran los apoyos suficientes en la Comisión de Igualdad que elaboró el dictamen de la norma hace diez días. Después de esa derrota en la votación, el grupo socialista decidió no mantener esas propuestas de cambio de la letra de la ley con vistas al debate en el pleno que ha tenido lugar en la tarde de este miércoles. Y fue lo que la diputada del PP Rosa María Romero le recriminó: «¿Por qué se arrodillan ante sus socios de gobierno, por qué claudican, por qué renuncian a sus propios principios?».

A su vez, la diputada socialista Andrea Fernández defendió que su grupo parlamentario había apostado por el diseño de un marco legal más perfecto y garantista, pero lanzó al resto de la Cámara que ningún otro partido quiso acompañarles en ese camino.

El resquemor entre el PSOE y el resto de grupos no se limita únicamente a las enmiendas sobre los menores que no salieron adelante y que tuvieron que retirar, también se debe a que Unidas Podemos y otra decena de grupos parlamentarios hicieron suyas las demandas de los colectivos trans y las convirtieron en enmiendas que, como señaló el diputado del PNV Joseba Andoni Agirretxea, no salieron adelante porque «un grupo importante» (en referencia al socialista) lo impidió. Más duramente, la representante de EH Bildu recriminó al PSOE que su «voto rodillo» impidió que esos cambios entraran en el dictamen de la norma. Y la portavoz de ERC clamó: «Denunciamos todo lo que el PSOE quiere dejar fuera».

Tensiones en la coalición

Durante el debate afloraron también las tensiones aún existentes entre los socialistas y Unidas Podemos. Así, Andrea Fernández mostró su queja por que desde los morados se les acusara a los socialistas de querer pactar con la derecha un retroceso en la norma: lo tildó de «absolutamente desacertado» y de constituir «una falta de respeto a un partido centenario». Y ante una alusión previa a la libertad de conciencia de Pedro Zerolo que había realizado la diputada del grupo de Unidas Podemos Sofía Fernández Castañón («defendió sus ideas por encima de la disciplina de partido», afirmó), la socialista respondió que Zerolo «no seguía la disciplina de voto socialista, la marcaba».

Andrea Fernández también se esforzó por defender que el socialista es el grupo determinante en la aprobación de la ley trans y en que la norma forma parte de los compromisos orgánicos y programáticos del PSOE. Trataba de sacudirse de esa manera las críticas de otros grupos políticos, así como de los propios colectivos trans que este pasado fin de semana volvieron a manifestarse, hacia los socialistas por haber tratado tanto de retrasar la aprobación de la ley como de adelgazarla.

Precisamente desde Ciudadanos llegaron las críticas al Gobierno por sus disputas internas, y también a las carencias de la ley, que tachó de no ser lo suficientemente seria, garantista y completa. En ello ahondó la diputada del PP, que, a raíz del debate sobre la norma trans, sacó a relucir los efectos de la ley del 'sólo sí es sí'. Tambien recordó la popular que la ley trans es una norma con la que están en desacuerdo algunas «compañeras del PSOE», que también reclamaron un debate más tranquilo y sosegado sobre su contenido. De hecho, la tramitación de la ley trans llegó a partir por la mitad al feminismo socialista. Y es una herida que no se ha curado.

Un agrio debate la víspera de la aprobación de la ley en el Congreso, con lo que emprenderá su tramitación en el Senado, para una muy próxima entrada en vigor.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios