Garzón saluda al Rey en su toma de posesión como ministro. / Efe

El ministro Garzón: «El Rey maniobra contra el Gobierno democrático»

El vicepresidente Pablo Iglesias recuerda al jefe del Estado que debe ser neutral

N. VEGA | A. AZPIROZ

Unidas Podemos, socio del Gobierno de coalición junto el PSOE, va en aumento con su discurso antimonárquico. Los ministros Pablo Iglesias y Alberto Garzón prometieron su cargo ante Felipe VI. Un espejismo. Lejos de significar una tregua en el debate entre república y monarquía, la formación izquierdista, ha recuperado sus posiciones más radicales contra la Corona.

El último episodio se ha vivido este viernes a raíz de la ausencia del jefe del Estado en la tradicional entrega de despachos a la nueva promoción de jueces, un acto celebrado en Barcelona al que no acudió Felipe VI por decisión del Gobierno. Se trata de una decisión que ha causado hondo molestar en parte de la judicatura.

El Gobierno, la parte socialista y por voz de la vicepresidenta Carmen Calvo, ha reconocido su actuación para impedir que el Monarca se desplazara a Barcelona. «Se ha convertido en novedad lo que no lo es», ha dicho Carmen Calvo, que agradece a Felipe VI que «sepa estar en la neutralidad política». Calvo ha recordado que la figura del jefe del Estado en nuestro país «no tiene responsabilidad política ninguna», y que es al Gobierno central al que le toca «refrendar políticamente cuáles son las actuaciones y posiciones que mantiene Felipe VI».

Pero no opina lo mismo el ministro de Consumo. Alberto Garzón ha sido el más duro dentro de Unidas Podemos contra la Corona. El líder de IU, que acostumbra a denominar al Rey como «ciudadano Borbón«, ha calificado de »insostenible« la Monarquía Parlamentaria, surgida de la Transición y fijada en la Constitución de 1978 como uno de los pilares de la España democrática.

Garzón recrimina al Rey incumplir el principio de neutralidad, que marca la Constitución. Y no solo eso, también le acusa de maniobrar «contra el Gobierno democráticamente elegido».

También se ha referido a la Monarquía el vicepresidente Pablo Iglesias. El líder de Podemos también achaca a Felipe VI falta de neutralidad. Según Iglesias, Sánchez y él mismo mantuvieron una fuerte discusión tras la repentina salida de España de don Juan Carlos. Iglesias no ha negado ser republicano hasta la médula, pero en sus tiempos de transversalidad, cuando compartía bicefalía con Íñigo Errejón en Podemos, relego este debate que ahora parece más que dispuesto a recuperar. Más aún para recuperar votos ante un PSOE, que aunque socio y aliado, presenta un flanco débil al tener, en teoría, un alma republicana.

Crisis institucional

Por su parte, la dirección nacional del PP elevó el tono para denunciar la ausencia de Felipe VI en la entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona y responsabilizó al Gobierno, lo hizo la portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, de generar «una crisis institucional y política sin precedentes».

Los populares consideran «tremendamente grave» la decisión de que el monarca no estuviera presente en el acto de este viernes y lo interpretan como una «cesión intolerable» del Ejecutivo a las fuerzas secesionistas catalanas para salvar «los Presupuestos». El secretario general de la formación conservadora, Teodoro García Egea, llegó a hablar de «humillación» a los «españoles, los jueces, los fiscales y a los políticos». «¿Acaso Pedro Sánchez sólo va a dejar entrar en Cataluña -preguntó- a todos aquellos que tengan el 'ok' de los independentistas?».

Que la portavoz del PSOE en el Congreso trasladara que el asunto se ha «sobredimensionado» sólo hizo crecer la protesta en las filas populares. Adriana Lastra circunscribió la ausencia del Rey a una cuestión de seguridad y cuestionó la reacción del presidente del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, molesto con la decisión. «Yo lo que esperaría (de Carlos Lesmes) es que fuera muy duro porque se está incumpliendo un mandato constitucional, que es la renovación del CGPJ», recordó en Antena 3 las reticencias del PP a actualizar el órgano de gobierno de los jueces.

«¿Dónde está el PSOE que respetaba las instituciones y la separación de poderes?», replicó la portavoz del PP en la Cámara baja. Gamarra censuró, además, que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, atribuyera en Twitter a la «monarquía hereditaria» haber «maniobrado contra el Gobierno». Los conservadores pidieron por ello un pronunciamiento de Pedro Sánchez.

Todo apunta a que la próxima semana la tensión llegará al Congreso. El PP quiere interpelar por esta cuestión al ministro de Justicia y ha registrado, por otro lado, una batería de preguntas sobre el «veto» a la presencia de Felipe VI en la entrega de despachos. «Ofensiva parlamentaria», anunció el partido. Quieren conocer los populares la razón y plantean si «es incapaz» el Gobierno de garantizar la seguridad del monarca o si se trata del «resultado de las presiones» de Pablo Iglesias, que ha situado entre las tareas fundamentales de Podemos avanzar hacia un horizonte republicano.

Mientras tanto, Vox calificó de «infame» lo ocurrido y Ciudadanos solicitó en el Congreso la comparecencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes. / Efe

La Casa Real precisa que la llamada de Felipe VI a Lesmes fue de «cortesía»

En el foco de la polémica se encuentran el discurso del presidente del Consejo General del Podemos Judicial, Carlos Lesmes, y una posterior llamada de Felipe VI al primero.

El Palacio de la Zarzuela ha salido al paso de la polémica generada por la conversación telefónica mantenida con Lesmes al término de la ceremonia celebrada en la Escuela Judicial de Barcelona, en la que el rey no ha participado por primera vez después de que el Gobierno considerara justificada su ausencia. Según fuentes judiciales, don Felipe ha pedido a Lesmes que transmitiese a los nuevos jueces que le habría gustado estar con ellos en el acto .

«Ha sido una llamada de cortesía al presidente del CGPJ con el objeto de trasladar su felicitación personal a la nueva promoción de la carrera judicial, sin consideraciones institucionales respecto del acto ya celebrado», han explicado fuentes de la Casa Real.