Laura Borràs, presidenta del Parlmento de Cataluña. / E. P.

Junts presiona a ERC para blindar la presidencia de Borràs de la justicia

Los republicanos contestan que se deje de reproches y acelere las negociaciones para formar un gobierno estable y fuerte

CRISTIAN REINO Barcelona

ERC y Junts reanudan las conversaciones para formar gobierno, con el 26 de marzo como fecha límite para la primera votación de investidura. Tras la elección de Laura Borràs como presidenta de la Cámara catalana, el siguiente paso y el decisivo en las conversaciones entre los dos grupos independentistas es la investidura de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat. ERC urgió este lunes a Junts para pactar un gobierno cuanto antes. Pero desde la formación postconvergente no tienen tanta prisa. Laura Borràs, de hecho, no tiene previsto iniciar la ronda de contactos con las formaciones para proponer un candidato a la investidura hasta la semana que viene.

Junts juega con los tiempos para presionar en la negociación a Esquerra. Los nacionalistas aprietan a sus socios no solo con una hoja de ruta rupturista para la legislatura, sino también para que acepten reformar el reglamento de la Cámara catalana para eliminar un artículo, aprobado por los independentistas en 2017, que podría comprometer la presidencia de Borràs. En concreto, el artículo afirma que un diputado perderá sus deberes y derechos como parlamentario si es procesado por un delito de corrupción.

La presidenta de la Cámara catalana está investigada por los delitos de prevaricación, fraude, malversación y falsedad documental por haber adjudicado presuntamente a dedo unos contratos públicos a un amigo. Si la causa penal sigue adelante y el juez decretara la apertura de juicio oral, la mesa debería decidir si aplica o no el artículo de la Cámara y aparta a la dirigente nacionalista de la presidencia del Parlament. Por ello, Junts presiona para «blindar» la presidencia de Borràs y emplaza a ERC a pactar una reforma del reglamento del Parlament. «Se trata de defender la presunción de inocencia y de defender a los diputados mientras no haya sentencia firme», afirmó este lunes Elsa Artadi, de Junts. ERC está de acuerdo en cambiar aspectos del reglamento del hemiciclo pero este lunes no quiso aclarar si acepta una reforma ad hoc para Borràs. Los cambios normativos podrían beneficiar a los nueve diputados secesionistas que están imputados en diferentes causas penales.

Esquerra, eso sí, llamó a los postconvergentes a aparcar los «reproches», después de que Laura Borràs cargara durante el fin de semana contra su antecesor Roger Torrent y Quim Torra criticara a Pere Aragonès. ERC quiere un gobierno « fuerte, estable, compacto y unido», según aseguró Marta Vilalta. Los republicanos negocian con Junts y la CUP, aunque los anticapitalistas es poco probable que entren al ejecutivo.

El PSC, mientras, mantiene la esperanza de que Salvador Illa pueda ser el próximo presidente de la Generalitat. El dirigente socialista insiste en que se postulará como candidato, aunque se da por hecho que la presidenta de la Cámara optará por Pere Aragonès. Los socialistas no obstante creen que este pasado fin de semana se ha verbalizado la «ruptura» entre ERC y Junts, por la críticas de Borràs a Torrent y las de Torra a Aragonès, por lo que a su juicio Illa aún tiene posibilidades.