Joan Subirats. / EFE

Joan Subirats, ideólogo de los comunes y mano derecha de Colau

Es catedrático de Ciencia Política, soberanista, aunque no independentista, votó el 1-O y aboga por una España plurinacional

CRISTIAN REINO

Llevaba seis meses jubilado. Pero no retirado. Lo dejó claro el día que se despidió en el Ayuntamiento de Barcelona en julio de este año. Cuando hizo 70 años, concluyó su carrera docente, como catedrático de la UAB y al mismo tiempo abandonó el cargo de teniente de alcalde en el equipo municipal. Solo llevaba dos años. «No dimito de nada y tampoco me jubilo de nada», afirmó Joan Subirats. En silencio, los comunes preparaban el relevo de Manuel Castells como ministro de Universidades.

Subirats (Barcelona, 1951) es catedrático en Ciencia Política y tiene una larga trayectoria en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Roma, Georgetown y Berkeley. Está especializado en políticas públicas y exclusión social. Tiene un perfil más político que Castells. Siempre ha estado en el entorno de la política pero hasta 2014 no dio el salto a la primera línea, de la mano de Colau y Guanyem Barcelona, el embrión de lo que luego se convirtió en la actual En Comú Podem. Ha estado junto a la hoy alcaldesa de Barcelona desde sus inicios. Se le considera uno de los ideólogos de la formación catalana, integrada en el grupo de los morados.

La primera vez que Colau presentó su proyecto, en junio de 2014, lo hizo acompañada de Subirats y Jaume Asens. La alcaldesa se presentaba como una activista contra los desahucios que intentaba seguir su labor en las intituciones, Asens como abogado de grupos antisistema y Subirats era el que dotaba de poso intelectual al proyecto. Los tres están ocupando cargos de la máxima responsabilidad, aunque el nuevo ministro es el que ha permanecido más en un segundo plano pues hasta 2019 no decidió «hacer de político», como se refiere a los cargos institucionales (fue de número dos de la lista de los comunes y fue elegido concejal de Cultura). Así, Colau es alcaldesa de Barcelona desde 2015, Asens es el presidente del grupo Unidas Podemos en el Congreso. Y Subirats se sentará en el Consejo de Ministros.

Y si Asens llegó a los comunes desde las filas independentistas, Subirats lo hace tras una larga trayectoria en la que ha militado en Bandera Roja, el PSUC y en el maragallismo. Está a favor de la autodeterminación, es «soberanista pero no independentista», considera que Puigdemont está en el «exilio» y habla de «represión», cuando se refiere al 155 y a los procesos judiciales contra los independentistas. Votó en el referéndum ilegal del 1-O. Él mismo colgó la foto en su cuenta de Twitter en el momento de introducir la papeleta en la urna.

Estado plurinacional

En una entrevista en Catalunya Plural, en el mes de agosto, afirmaba que «el Gobierno del PSOE necesita claramente tener un reconocimiento más claro en la España periférica y avanzar hacia una estructura más federal». «España debe reconocer que es un Estado plurinacional. Es impepinable que hay más de una nación y que esto se debe notar desde muchos puntos de vista: cultural, simbólico, identitario, lingüístico,… Mientras no exista este reconocimiento tendremos un problema», remató. Colau dice de él que es un hombre de ideas y una figura transversal y está por ver qué papel juega, ya desde Madrid, en el proyecto que lidera la vicepresidenta Yolanda Díaz en el seno de la izquierda y en el que cuenta con el apoyo de la alcaldesa de Barcelona.

Recibe una patata caliente de un antecesor, Manuel Castells, con la ley de Universidades.