La mascarilla, obligatoria en toda Cataluña desde mañana para mayores de 6 años

La oposición pone contra las cuerdas al presidente de la Generalitat por la gestión de la crisis en Lleida: «La culpa es de Madrid», se defiende

CRISTIAN REINO Barcelona

El Gobierno catalán ha aprobado este mediodía en la reunión del Procicat, el organismo que gestiona la crisis sanitaria de la pandemia, el uso obligatorio de la mascarilla en toda Cataluña tanto en los espacios cerrados como en los lugares al aire libre. La medida entrará en vigor a partir mañana y la ciudadanía deberá llevar puesta la mascarilla incluso cuando esté garantizada la distancia social de seguridad. La consejera de Salud, Alba Vergés, ya adelantó ayer la decisión, que tendrá algunas excepciones, como el ámbito familiar en casa o cuando se haga deporte. La obligatoriedad es para toda la población mayor de seis años. «Como norma general, todo el mundo debe salir de casa con la mascarilla puesta», ha expresado Vergés, tras la reunión del Procicat.

La obligación es para los espacios al aire libre y los espacios cerrados de uso público y abiertos a la gente, con independencia de que se mantenga la distancia de seguridad. Las multas, según la ley de salud pública, son de cien euros para quien incumpla la norma. En el caso de los estudiantes que entre hoy y mañana se examinan de la selectividad, la Consejería de Salud ha señalado que deberán llevar la mascarilla puesta todo el rato, salvo cuando ya estén sentados en el pupitre y listos para empezar su prueba. En ese momento ya podrán quitársela. Por lo que respecta a las colonias de día de niños, los menores deben llevar la mascarilla siempre que tengan más de seis años. Cuando realicen una actividad que se lo impida, podrán retirársela.

La medida la ha anunciado esta mañana Quim Torra en la sesión de control al Govern en la Cámara catalana. El presidente de la Generalitat ha recibido duras críticas por parte de los grupos respecto a la gestión que el Govern está realizando de la crisis sanitaria en el Segrià, comarca que está confinada desde el sábado. Torra no ha descartado adoptar medidas más drásticas como el confinamiento domiciliario. «Si hay que adoptarlo, lo haremos; en cuanto oiga a alguno de nuestros expertos decir que es la mejor solución, lo haremos», ha avisado. Torra ha negado que el Gobierno catalán haya actuado tarde en Lleida, a pesar de que algunas zonas limítrofes de Aragón ya fueron confinadas 15 días antes. «Todas las encuestas dicen que hemos gestionado mejor que el Gobierno del Estado», ha presumido. «Nos hemos anticipado», ha afirmado, huyendo en todo momento de la autocrítica.

Torra ha cargado todas las culpas al Gobierno central de la situación de Lleida. «La culpa es de Madrid», ha asegurado. Por dos razones, ha expuesto. Por un lado, cree que Cataluña tiene un problema de infrafinanciación y con los recursos limitados entiende que no puede afrontar con todas las herramientas la crisis sanitaria. Varios grupos han cargado contra el Govern por la situación de los temporeros del sector de la fruta de Lleida. La culpa, una vez más, es de Madrid, ha dicho, que «no ha actuado como debiera» regularizando a los trabajos. «Me niego a que se criminalice a todo el sector del campo», ha asegurado.

Desde la delegación del Govern en Lleida, han apuntado esta mañana que la situación en la zona empieza a ser preocupante. Hay en estos momentos 69 personas hospitalizadas, 9 de ellas en la UCI y según han advertido el sistema hospitalario podría estar «saturado» en los próximos días. Ramón Sentís, gerentes del servicio catalán de la Salud en Lleida, ha señalado que la situación actual es consecuencia de un cierto relajamiento tras el día de san Juan y ha reclamado más médicos, enfermeros y personal sanitario y ha señalado que desde Lleida ya es necesario trasladar pacientes a otras zonas de Cataluña. El hospital Arnau y Vilanova de Lleida ha habilitado una segunda planta para coronavirus y prevé abrir una tercera, pero ha apuntado que el centro solo tiene personal para dos plantas.