Pablo Iglesias, en un acto de camapaña electoral. / EFE

PSOE y Podemos trasladan sus diferencias a las elecciones madrileñas

Mientras que Iglesias defiende un pacto de «fuerzas progresistas», Gabilondo asegura que rechazará formar un gobierno «con extremos»

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Condenados a entenderse también en la Comunidad de Madrid como única vía de alcanzar el gobierno regional, como auguró el CIS el lunes pasado, PSOE y Unidas Podemos han iniciado sus respectivas campañas electorales con divergencias en asuntos clave, como los impuestos o los pactos postelectorales.

El candidato y líder del partido morado, Pablo Iglesias, evita hacer fuego amigo contra las otras dos candidaturas de izquierda: PSOE Y Más Madrid. «Ni una palabra mala», dijo este miércoles en una entrevista en Antena 3 en la que ya preparaba el terreno para tratar de reeditar un Ejecutivo de coalición, esta vez en la región, con el candidato socialista, Ángel Gabilondo, para gobernar, todo pese a la intención de este de «no tocar los impuestos» . «Está claro que cuando se firme un acuerdo de gobierno apostaremos por la educación pública y por aplicar un sistema fiscal redistributivo», auguraba Iglesias.

Gabilondo, en cambio, sigue poniendo tierra de por medio y este miércoles volvió a reiterar que su deseo es gobernar «sin extremos» y que no va a seguir «el modelo que se haya seguido en otro lugar» en cuanto a pactos.

Sobre Iglesias, afirmó que no está «de acuerdo» con su planteamiento de estas elecciones entre «fascismo y comunismo» y se preguntaba por qué no se está «hablando de vacunación, reconstrucción social y de resolver los problemas de los ciudadanos».