El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès (d), atiende a los medios en presencia de la portavoz parlamentaria del partido, Marta Vilalta / EFE

El Govern catalán considera «prematuro» levantar el estado de alarma

La Generalitat acusa a Sánchez de tomar las decisiones por razones electorales

CRISTIAN REINO Barcelona

El Govern catalán ha cargado esta mañana contra la decisión adoptada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de poner fin al estado de alarma el próximo 9 de mayo. La consejera de Presidencia, Meritxell Budó, ha considerado «prematuro» el anuncio de Sánchez de levantar el estado de alarma, pues a su juicio aún queda un mes y no sabemos en qué situación respecto a la pandemia nos encontraremos de aquí a 30 días.

La portavoz del Govern catalán ha instado al Gobierno central a que tome las decisiones en función de los datos epidemiológicos y no de acuerdo a sus intereses electorales, en los próximos comicios de la Comunidad de Madrid. La Generalitat no ha sido tan explícita como el Gobierno vasco, cuyo lehendakari, Iñigo Urkullu, reclamó ayer al presidente del Gobierno que prorrogue el estado de alarma, pero ha dado a entender que a día de hoy sí es favorable a una extensión de esta medida. Budó ha criticado además a Sánchez porque no ha modificado los mecanismos legales para que las autonomías puedan gestionar la pandemia de manera descentralizada al margen del estado de alarma. «Era un compromiso y no se ha abordado», ha señalado Budó. «No pedimos que se prorrogue el estado de alarma, pedimos que la decisión se adopte en función de los datos epidemiológicos», ha rematado.

El Govern catalán sigue en funciones dos meses después de las elecciones catalanas y desde que en septiembre fue inhabilitado el expresidente Quim Torra. Budó, no obstante, cree que haya o no acuerdo para la formación de gobierno entre ERC y Junts, la Generalitat podrá seguir gestionando la pandemia como hasta ahora. El Ejecutivo catalán, eso sí, se ha desmarcado de los gobiernos autonómicos que han apostado por intentar comprar vacunas al margen del Estado. «No está permitido que las autonomías puedan comprar vacunas. Ojalá tuviéramos esas competencias, porque querría decir que somos un estado independiente», ha apuntado. La CUP instó ayer al Govern a seguir los pasos de Madrid e intentar negociar la compra de vacunas rusas con el Gobierno ruso.